La lupa que parece haberse puesto sobre las actividades ilegales de la Policía Bonaerense se posó ayer en uno de los distritos más calientes del conurbano: Jefatura Departamental de San Martín.

Poco después de las 4 de la tarde fue allanada la Jefatura Departamental de ese distrito, por disposición del Juzgado Federal 2 de San Martín a cargo de Alicia Vence, mediante la Secretaría 4, de Leonardo García.

Aunque el procedimiento se desarrolló bajo el más estricto hermetismo, trascendió que está vinculado con una investigación por presunta corrupción policial y conexiones con el narcotráfico.

El procedimiento estuvo a cargo del Departamento Unidad Federal de Investigaciones Federales en el edificio de la calle San Martín 1832, en pleno centro de San Martín, donde se secuestró un teléfono celular y documentación perteneciente a un agente policial integrante de la dependencia.

Aparentemente se investiga una conexión directa entre miembros de la fuerza con narcotraficantes de la región, facilitando el comercio ilegal de estupefacientes con una posible participación en los ingresos producto de la venta en distintas barriadas del distrito.

Hace menos de un mes tres policías de la comisaría Octava de San Martín fueron separados de la fuerza, dos de ellos por haber participado de los rastrillajes frustrados en la búsqueda de Araceli Fulles (asesinada en ese distrito el 1 de abril) y el restante por ser hermano de dos de los detenidos.

En ese caso, como en otros ocurridos en la misma zona, se sospechó de una cobertura policial a bandas de narcotraficantes, como la que se presume que actuó en el femicidio de Araceli.

 

fuente: online-911.com