Breve reseña de los bondis de San Martín

Por José Galoppo

¿De qué forma el transporte condiciona la formación y el desarrollo de un espacio?

El transporte público de pasajeros, llamado colectivo, es una parte importante de la sociedad argentina, y sobre todo de la ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana, ya que sus distintas líneas permiten la comunicación entre sus espacios geográficos.

Y en muchos casos, el recorrido de los colectivos también construye significatividad y condiciona a esos espacios, ya que muchas veces es la única vía de comunicación con el resto de la trama urbana.

Lo que aquí se pretende demostrar es cómo, en el partido de San Martín, el trayecto y la frecuencia de los colectivos condicionan a los espacios urbanos y a su desarrollo.

Definición

El transporte colectivo de pasajeros nació en Buenos Aires el 25-9-1928. Fue una idea de un grupo de propietarios de taxis, entre ellos Rosendo Pazos, Lorenzo Forte, Antonio Gutiérrez, Felipe Quinta y Aristóbulo Bianchetti. Su idea era establecer un recorrido permanente para cada viaje, por razones principalmente económicas. La primera línea fue la “1”, cuyo recorrido era las calles Lacarra – Rivadavia y Primera Junta. Inicialmente, estaban constituidos por coches taxis, luego en 1930 se construyen carrocerías propias a partir de chasis de camiones (que permitían una mayor capacidad de pasajeros). Esta carrocería se utilizó hasta 1990, cuando se adopta el modelo de ómnibus en las carrocerías.

Características

El colectivo significó un gran avance respecto a los taxis y los tranvías, ya que permitió la conexión entre Capital Federal y el Gran Buenos Aires, con el consiguiente poblamiento y desarrollo de este último. En 1969 se estableció un sistema numérico único para todos los colectivos del área metropolitana, de acuerdo a sus recorridos:

  • Línea 1 a 199: “Los nacionales”: líneas de colectivos cuyo recorrido abarca Capital y Gran Buenos Aires. Se los llama así porque dependían de la secretaría de Transporte de la Nación.
  • Línea 200 a 499: “Los provinciales”: líneas de colectivos cuyo recorrido une partidos del GBA.
  • Línea 500 a 799: “Los municipales”: Colectivos que solo recorren el perímetro de un municipio.

Las líneas de colectivos en San Martín

670-viejo
Unidad Ford de la línea 670, en la estación de San Martín, detrás 328

Nacionales

57 Villa Lynch – San Martín – Loma Hermosa

78 Villa Lynch – San Martín – Villa Ballester – San Andrés – Loma Hermosa – V. Zapiola

67 Villa Zagala – Granaderos

87 Villa Lynch – San Martín – Villa Ballester – José L. Suárez

111 Villa Concepción – Villa Maipú

123 Villa Chacabuco – Villa Lynch – Villa Monteagudo.

127 J. L. Suárez – V. Ballester – San Andrés – V. Concepción – V. Maipú.

140 Villa Zagala.

161 Villa Zagala – San Andrés – San Martín – V. Ayacucho – V. Monteagudo.

169 Villa Chacabuco – San Martín – V. Zapiola – Billinghurst.

175 V. Maipú – San Martín – Billinghurst

176 V. Maipú – San Martín – V. Chacabuco – Billinghurst

Provinciales

204 Villa Lynch – San Martín – Villa Ballester

237 V. Zapiola – V. Billinghurst – J. L. Suárez – Libertador – V. Ballester – San Martín

252 V. Ballester – V. Zapiola – Billinghurst – V. Libertad – San Martín. – V. Chacabuco.

310 San Martín – Zapiola – Libertador.

328 V. Libertad – San Martín.

338 Gral. Necochea – J. L. Suárez – Libertador.

343 G. Matorras – V. Ballester – Gral. Las Heras – San Andrés – San Martín – V. Ayacucho.

Municipales

670 Necochea – Libertador – J. L. Suárez – Zapiola – San Martín – V. Chacabuco – V. Lynch.

 

Espacios y colectivos: condicionantes y significados

En algunos espacios del partido de Gral. San Martín, su desarrollo es condicionado por la frecuencia del transporte colectivo.

Las frecuencias más próximas son en su mayoría las de los colectivos nacionales, es decir los que hacen Capital y Conurbano, que en algunos casos hacen recorrido nocturno. El resto de los coletivos tiene frecuencias más espaciadas, y algunas de ellas sin horario nocturno. Y en muchos casos, el cierre de ramales y empresas, o la absorción, jugó en contra de algunos espacios.

Los espacios del distrito más condicionados por el colectivo son los del denominado Área del Río Reconquista, entre el río de ese nombre y la Avenida Márquez, también el área con mayores problemáticas sociales de dicho distrito. La mayoría de los colectivos que recorren esa zona son (excepto el87) provinciales y municipales (127 – 237 – 314 – 670), los cuales en algunos casos tienen sus terminales allí, y otros son absorciones de antiguos ramales.

En muchos casos los vaivenes económicos de las empresas de colectivos condicionan su desarrollo, y estos a su vez condicionan los espacios. Esto ocurrió durante el conflicto de la línea 237 , la cual fue durante mucho tiempo una línea importante y recorría los distritos de 3 de Febrero, San Martín y Hurlingham, y que tuvo su servicio suspendido con el consiguiente perjuicio de zonas muy populosas donde recorre.

Otro caso es el de la línea 670, de recorrido municipal, la cual une en sus 4 ramales varias zonas del distrito, sobre todo las del llamado área Reconquista , convirtiéndose prácticamente en una de las pocas vías de comunicación con el resto de la trama urbana. Por eso, la cancelación del ramal que recorría esa zona afectó profundamente a los barrios de José L. Suárez – Libertador – Independencia.

237-viejo
Un 237 en avenida San Martín de Caseros

Conclusiones

El colectivo, además de ser un invento típicamente argentino y parte de nuestra identidad, es también para muchos barrios su única vía de conexión con otros. Y por ello es capaz de condicionar a muchos espacios.

No es casualidad que en el área del río Reconquista, la zona más problemática del partido de San Martín, sean los colectivos la vía de conexión con el resto de la trama urbana. Y que los colectivos de esa zona sean principalmente (de acuerdo a su recorrido) provinciales y municipales, cuya frecuencia muchas veces es espaciada y que no cubre todos los horarios.

En el caso de los colectivos de San Martín, también se observa la desigualdad espacial que afecta a muchos barrios, sobre todo a aquellos que no están integrados a la trama urbana y cuya vía de comunicación depende del transporte automotor.