En el Día Mundial de Concientización sobre el Autismo, el pasado 2 de abril se realizó una caminata de concientización que unió el Obelisco con el Congreso, que fue encabezada por el atleta de Villa Ballester, Gonzalo Monzón.

La agrupación TGD Padres TEA, que desde hace más de 10 años nuclea a padres y familiares de personas con autismo de todo el país realizó el acto central en la plaza del Congreso que además tuvo réplicas en las principales ciudades del resto del país.

Cada once minutos se diagnostica una persona y las personas con esta condición necesitan ayuda.

En ese día, los monumentos y edificios emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires se iluminaron de azul, color que se transformó en un símbolo del autismo, porque representa lo que viven a diario las familias y las personas con Trastorno del Espectro Autista.

“Cuanto más hablemos de autismo, vamos a generar más conciencia y mejor calidad de vida”, dijo el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.