Carlos Lorefice, enseña este arte de especialidad deportiva y conjunción de esfuerzo físico y mental en el Gimnasio STILO de San Martín, donde el Tae Kwon Do se lleva de la mano y se practica, junto a la enseñanza de varias especialidades corporales y cerebrales.

Carlos Lorefice fue alumno de varios maestros de este arte, cuyo origen es oriental y pudo aprenderlo en distintas instituciones de nuestra zona.

Luego de haber trabajado como técnico industrial, fue canillita en una de las paradas de periódicos y revistas muy conocidas de San Martín. Hoy su hijo la continúa  pegado a la emblemática juguetería  Magimundo, cuyo titular Pascual, amigo de Ley, mucho tuvo que ver en las decisiones importantes que Carlos Lorefice, tomó en su vida, nos señala Carlos.

Se instaló para enseñar este arte marcial y ampliarlo con otras artes físicas, en una antigua casona de la calle Mitre 4113 de San Martín y con mucho esfuerzo y dedicación, lograron arreglarla y refaccionarla hasta ponerla a punto.

En sus comienzos daba clases en Tropezón y  en el Club San Martín. A su vez  trabajaba   ad honoren  en un colegio de nuestra zona, con más de ciento cincuenta alumnos y por un tiempo enseñó, en una casa en la calle 18 de Diciembre.

A los treinta años de edad, se instala definitivamente lo que hoy es el Gimnasio Stilo y Escuela Técnica de Tae Kwon Do de San Martín, empezando desde abajo, desde los cimientos, como debe comenzar toda obra, para con el decantar del tiempo, del trabajo y del esfuerzo, rinda  sus frutos.

“En esos tiempos tuvimos que hacer una losa nueva, arreglar las paredes, los pisos, pintar y al comienzo nuestro primer “tatami”, (cuadrilátero), fue de aserrín, hicimos de albañiles, pintores, carpinteros y otros oficios, juntando con rifas y festivales, los fondos para llegar a tener un lugar presentable, con todos los alumnos, profesores y amigos”.  “Pero lo logramos”, recalca Lorífice.

Muchos alumnos pasaron por su Escuela. En la actualidad Loferice además de profesor es árbitro internacional de Tae Kwon Do, viajó y viaja por todo el mundo, es consultor nacional e internacional y dicta conferencias de su especialidad en nuestro territorio y el exterior.

Podríamos decir mucho más de este gran profesor de Tae Kwon Do, pero resaltamos sobre todo, que es un buen deportista, un muy buen amigo de sus amigos, una persona de bien y  excelente vecino de San Martín.

Un cartelito impreso en todos los tiempos del Gimnasio Stilo cincela “Aquí sus valores”. Valores de esfuerzo, constancia, bondad, compañerismo y respeto, que aseguramos allí se enseñan y Carlos Lorefice los practica y los tiene.