Para Orlando Ferreres&Asociados y FIEL, la inflación de mayo se ubicaría cercana a 2,5%, debido al traslado a los precios de la depreciación del peso ocurrida a partir de abril.

“Estimamos entre 2,4% y 2,5%, con alimentos cerca del 2%”, explica Fausto Spotorno, economista jefe del Estudio Orlando Ferreres & Asociados. en relación a la inflación de este mes.

De acuerdo con Spotorno, los precios se aceleraron en la tercera semana de mayo, en la cual algunas empresas concretaron aumentos para cubrirse de futuras subas del dólar o los combustibles.

“Es un factor que impacta en el segmento de alimentos, porque tienen una cadena de distribución compleja, y las empresas anticipan subas”. añadió.

Por su parte, las estimaciones de FIEL prevén una inflación general en torno al 1,9%, con la núcleo entre 1,9% y 2%. “Además del traslado a precios de la devaluación sobre alimentos y bebidas, pegó también el factor estacional y las lluvias, especialmente en las verduras”, explicó Juan Luis Bour, economista jefe de la consultora.

Según Bour, la devaluación continuará afectando a los precios en junio y julio, que podrían ubicarse por encima del 2%. El mes que viene, se concretará el tercer aumento de los boletos de trenes y colectivos en el área metropolitana (alrededor del 10%) y también ajustarán un 7,5% los precios de la medicina prepaga. “Falta ver qué pasa con los precios mayoristas de mayo y junio, que son más sensibles a las variaciones del tipo de cambio, y con los combustibles, que en algún momento se van a concretar. Lo positivo es que puede que el precio del crudo caiga y el ajuste necesario sea menor”, proyecta Bour.

De acuerdo con los datos del Indec, la inflación a nivel nacional en abril fue del 2,7%, la cifra más alta del año. En enero, la suba de precios arrojó un 1,8%, mientras que en febrero y marzo fue del 2,4% y 2,3%, respectivamente. De esta manera, la inflación acumulada en el primer cuatrimestre es del 9,6%.