Han pasado muchas cosas en muy poco tiempo en la vida de Kylian Mbappé.

De estar sentado en el banquillo del AS Mónaco, pasó a convertirse en la mayor sensación del fútbol europeo, ganar la Ligue 1, ser convocado con la selección de Francia y asegurar su pase a préstamo con el París Saint-Germain, que se espera hará definitivo el próximo año tras pagar unos 220 millones de dólares.

Ha sido un vertiginoso ascenso para un jugador que hace dos años recién estaba celebrando aprobar sus exámenes en el colegio.

El papá de Mbappé. Wilfried, trabajó en el club durante 25 años y sólo se desvinculó hace tres meses, aunque mantiene el contacto

Hoy brilla en Rusia 2018, donde confirmó su ascenso como la gran sensación del fútbol al convertirse en la figura de la victoria de Francia sobre Argentina, en un espectacular partido de siete goles que eliminó a la albiceleste del Mundial de Rusia 2018.

Pero lo cierto es que detrás de la imagen juvenil del futbolista llamado a reinar el mundo en un futuro hay años de trabajo y dedicación desde que comenzó a pegarle a la pelota en el AS Bondy, un club de los suburbios al noreste de París.

“Kylian nació dentro del fútbol”

El equipo AS Bondy juega en la décima categoría del fútbol francés, pero es su fútbol base el que acapara los elogios al producir jugadores como Mbappé o el jugador del Sevilla Sebastian Corchia o el seleccionado de la República Democrática del Congo, Fabrice N’Sakala.

Hasta hace tres meses, el padre de Mbappé, Wilfried, fue uno de los directores deportivos del club teniendo a su cargo todos los grupos en edades entre los 10 y los 17 años, pero había desempeñado todo tipo de funciones durante 25 años.

Atmane Airouche, presidente del AS Bondy afirma: “puedes decir que Kylian nació en este club. Él llegó siendo un bebé cuando su padre jugaba y era entrenador. Siempre estuvo aquí, aprendiendo del fútbol, incluso cuando era un niño pequeño”.

“Él nació dentro del fútbol y de los deportes. Su padre fue un líder desde joven, trabajando con niños de la comunidad y luego dentro del AS Bondy. Sólo nos dejó hace tres meses pero su influencia estará aquí para siempre. Él nos dio 25 años de su vida. La madre de Kylian también fue una gran influencia para él. Fue una muy buena jugadora profesional de balonmano” recuerda Airouche.

Antonio Riccardi, ahora con 28 años, solía cuidar a Kylian después de los entrenamientos

“Afiches de Ronaldo en la paredes”

Mbappé estuvo en la famosa academia del fútbol francés Clairefontaine entre los 12 y los 15 años, pero en un principio siguió jugando con el AS Bondy.

Antonio Riccardi, 28 años, entrenador del equipo sub13 del AS Bondy explica que “Kylian siempre estaba pensando en fútbol, siempre hablando de fútbol, siempre mirando fútbol… y si no estaba haciendo eso estaba jugando videojuegos de fútbol en la PlayStation”.

“Siempre fue un gran hincha de Cristiano Ronaldo. Había afiches de él en la pared de su cuarto, pero también seguía a otros grandes jugadores. No tenía un club en particular, era más aficionado de los futbolistas. Pero Ronaldo fue definitivamente su héroe de la infancia” menciona Riccardi.

“Es un joven con la madurez de una persona de 40 años”

Mbappé acordó fichar con el Mónaco cuando tenía 14 años después de, según dijo, rechazar ofertas de otros clubes de la Ligue 1, Real Madrid, Chelsea, Manchester City, Liverpool y Bayern Múnich.

Su debut oficial fue el 2 de diciembre de 2015, entrando al campo hacia el final de la segunda parte y rompiendo de paso el récord de Thierry Henry como el jugador más joven de la historia del club a los 16 años y 347 días.

Fue además de una de las estrellas del campeonato europeo sub19 en 2016 al anotar cinco goles en el torneo, incluyendo dos en las semifinales.

El máximo anotador fue Jean-Kevin Augustin, quien dejó el PSG este verano para recalar en el RB Leipzig de Alemania.

Frecuentemente Mbappé utiliza las redes sociales para compartir mensajes con su familia y es muy cercano con su padre, Wilfried, y su madre, Fayza.

Pasó sus exámenes en gerencia tecnológica y de ciencias, combinando sus estudios con su evolución futbolística.

Airouche dice: “es un pequeño niño de Bondy que ama el fútbol y respeta la gente. Eso es lo que le damos a nuestros niños aquí. Ama su pueblo, ama su club, todavía habla de eso hoy. Siempre está pensando en nosotros y cuando tiene la oportunidad de ver a los pequeños lo hace. Por eso es que mucha gente los quiere, porque es muy sencillo”.

“Él es un joven con la madurez de una persona de 40 años cuando habla. Esa es su personalidad. Generoso, respetuoso y cuando viene aquí sigue siendo siempre un muchacho de Bondy y un chico del ASB” afirman sus allegados.