Fútbol femenino: era capitana pero tuvo que dejar Platense para trabajar

“No se puede llamar profesional cuando hay jugadoras que abandonan porque no les resulta compatible trabajar e ir a entrenar y jugar", explicó la jugadora Candela Cejas

gimnasio stilo san martin publicidad

La ex volante y capitana de Platense, Candela Cejas, apuntó hoy contra la dirigencia “calamar” por discriminarlas por una “cuestión de género” tras irse del club y dejar la actividad por la incompatibilidad de los horarios de entrenamiento con los de su trabajo.

“Nos siguen discriminando por una cuestión de género, tiene que ver netamente con eso, dudo mucho que suceda lo mismo en el masculino. No veo a Platense perdiendo a su capitán del fútbol masculino. Además, tuvimos varias compañeras afectadas por el cambio de planificación y no hicieron nada para retenerlas en el club”, afirmó la jugadora en diálogo con Télam luego de su salida de la institución.

En diciembre del 2019 le comunicaron la variación de los horarios y desde el club la instaron a “modificar la organización” de su trabajo pero al encontrar dificultades decidieron dejarla libre con otras compañeras.

Platense las entrenó en diferentes lugares durante el año, pero no contaron con condiciones apropiadas y la única posibilidad de llevarlas al predio fue pasar las prácticas a las 17.

“Tuvimos una pequeña reunión el año pasado y nos avisaron a mí y a otras compañeras de las modificaciones. Platense nos daba las canchas, que hasta el momento nos negaron, a cambio de modificar la rutina personal”, recordó con la voz a punto de quebrarse por la impotencia, mientras tomó un vaso con agua para cortar la emoción.

Cejas, recién salida de la oficina donde ocupa un puesto en el área de recursos humanos de una empresa marítima, frenó el impulso emocional y explicó: “En ese momento nos dimos cuenta de que muchas no íbamos a poder seguir aunque aún estemos en plena competencia. Algunos dirigentes instaron con que hablemos en nuestros trabajos pero no me parece justo que seamos quienes se adapten o estemos a las corridas para entrenar”.

El fútbol argentino femenino cuenta desde junio del año pasado con ocho contratos profesional como mínimo por plantel y un máximo de 11 en la Primera División, donde hay 16 equipos.

Además, Cejas, que volverá a Sportivo Barracas pero en futsal luego de nueve años en Platense, recordó que las siguen “discriminando y precarizando”. “No tenemos cobertura médica si nos sucede algo dentro de una cancha”, explicó.

La mediocampista ofensiva aseguró que de tener una charla con el presidente de la AFA, Claudio Tapia, le pediría que tenga un “control más cercano y estricto” con los clubes porque “no cumplen con las reglas, ni con lo prometido”.

“Me gustaría que no le pase a ninguna otra chica. La verdad que te dejen libre en el medio del campeonato es un pésimo antecedente para el resto de las instituciones. Hay que regularizar los puntos que le juegan en contra a todas las futbolistas”, enfatizó.

“Lamentablemente nos siguen precarizando, no existe el fútbol profesional en el país. Estamos en el 2020 y te dejan sin club y te cortan la carrera. Es una locura que te avisen a último momento, sin pensar en nuestras vidas”, cerró Cejas.

Por otro lado, el plantel de Platense comenzó hace una semana con los trabajos de pretemporada, aunque en el comunicado oficial en el que anunciaron las bajas obviaron informar la de Cejas, algo que le dolió y lo manifestó en su cuenta personal de Twitter: “En las bajas se olvidaron de mí”, escribió la mediocampista.