El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, aseguró que el radicalismo es “la columna vertebral” de Cambiemos porque le aporta “la presencia en todo el territorio argentino”, remarcó que el centenario partido es un “muy buen coequiper” que actúa con “muchísima grandeza”, combinado con el PRO, al que definió como “el jugador distinto en toda esta época”.

En ese marco, sostuvo que, en lo que va del mandato tanto del presidente Mauricio Macri como de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, el apoyo del radicalismo “ha sido fuerte y sincero, y va a seguir siéndolo”, tanto a nivel parlamentario como de gestión de gobierno.
“La columna vertebral en Cambiemos es la UCR, que es la que tiene una presencia en todo el territorio, y el PRO es el jugador distinto en toda esta época, así que se complementa el hecho de quien ofrece la columna vertebral, el radicalismo, y quien aporta esa fase de cambio, el PRO”, definió el jefe comunal en una entrevista que concedió a Radio Télam.
Allí, se mostró proclive a la incorporación de peronistas a la gestión de Cambiemos, aunque señaló que “el criterio de incorporación tiene que ser el de los mejores, cualquiera sea el partido político del campo de lo democrático al que pertenezcan e incluso de quienes no transitan por ningún partido político y tienen para aportar en el gobierno”.
En este sentido, sostuvo que si bien “en algún lugar del interior del país puede haber más un Boca-River en el tema del peronismo”, en el Gran Buenos Aires “es muy natural el hecho de poder articular con peronistas”.
Además, Posse subrayó que, en el marco de Cambiemos, “el radicalismo actúa con muchísima grandeza” y su apoyo “ha sido fuerte y sincero, y seguirá siéndolo”.
Además de remarcar que ese respaldo de la UCR “se expresa a través de sus mejores hombres y mujeres”, Posse puso el acento en el apoyo a nivel parlamentario, donde -indicó- el radicalismo aporta su “oficio y persistencia”, tanto en el ámbito del Congreso Nacional como de la Legislatura bonaerense.