En la últimas horas de ayer, los detenidos en la Comisaría de Billinghurst se amotinaron a modo de protesta por las malas condiciones de los calabozos.

Como primer paso, los delincuentes quisieron retener al efectivo de la Policía Bonaerense que cierra las puertas de los calabozos a la noche.

El policía pudo salir del sector de detención y a continuación los presos quemaron frazadas y colchones.

Pese a esto, los efectivos no perdieron el control de la situación y con refuerzos y los Bomberos Voluntarios de Loma Hermosa se aplacó a los internos y el principio de incendio.

Durante la madrugada los presos expusieron sus quejas ante funcionarios judiciales y posteriormente fueron todos trasladados a otras dependencias.

La principal queja fue la superpoblación, ya que los calabozos deberían albergar a 15 a detenidos pero residían 37. Otra cuestión fue el horario de visitas.

Por ahora, la 5ta de Billinghurst tendrá cerrado el sector de detención.