La posibilidad de que las empresas del Área Metropolitana de Buenos Aires, AMBA, sean provincializadas ha despertado una alerta en oficialismo y oposición.

En esta oportunidad, once intendentes del peronismo bonaerense se sacaron una foto con José Luis Lingeri, titular del sindicato de trabajadores de Obras Sanitarias “en defensa de la empresa Aysa, los trabajadores y la necesidad de urgente respuesta de agua y saneamiento para todos los argentinos”.

El mensaje se suma al rechazo del gobierno bonaerense al traspaso de la firma estatal y un espaldarazo a la negociación que Vidal está llevando adelante con la administración nacional y que empujaron los gobernadores peronistas.

Con el objetivo de reducir el déficit fiscal federal, el Ejecutivo nacional busca trasladar el costo de los subsidios de electricidad y agua a la Ciudad Autónoma y la provincia de Buenos Aires.

Solamente, en el caso de AySA la gestión Vidal debería absorber 15 mil millones de pesos anuales, que es lo que representa en subsidios la empresa de agua y cloacas.

O sea, el rechazo es de índole económica financiera y une a oficialismo y oposición en territorio bonaerense.

Del encuentro de este viernes participaron los intendentes Mariano Cascallares (Almirante Brown): Fernando Gray (Esteban Echeverría); Alberto Descalzo (Ituzaingó); Martín Insaurralde (Lomas de Zamora); Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas); Gabriel Katopodis (General San Martín); Juan Zabaleta (Hurlingham); Andrés Watson (Florencio Varela); Aníbal Regueiro (Presidente Perón) y Julio Zamora (Tigre).