El gremio de La Bancaria continuó hoy con la huelga en el BAPRO alcanzando todas las sucursas, también mantuvo la movilización en la Legislatura provincial, y además, está previsto que mañana los trabajadores lleven adelante una nueva asamblea en la que una línea gremial interna propondrá la extensión de la medida de fuerza para el viernes.

La confirmación de la huelga iniciada el lunes y extendida hasta hoy, se dio luego de que el propio secretario general del gremio a nivel nacional, Sergio Palazzo, se reuniera con un grupo de diputados y senadores ultra K y saliera al encuentro de un grupo de unos 400 manifestantes que lo esperaban detrás de las vallas instaladas en la intersección de la avenida 53 y 9.

Fue a media tarde, momentos antes de que la ley quedara sancionada con los votos del Senado. En las veredas del palacio legislativo, los afiliados insistían con que el paro es “nuestra principal arma para defendernos de esta medida”.

Ayer, otros gremios como Suteba y ATE se sumaron a la protesta y también el intendente de Ensenada, Mario Secco, que se movilizó con militantes a la avenida 7.

La Bancaria, ATE y Suteba ayer se manifestaron en la capital bonaerense

El secretario general del Suteba, Roberto Baradel, advirtió que las medidas de los gobiernos nacional y provincial en este sentido “recién empiezan” y que no permitirán que “se toque” el Instituto de Previsión Social (IPS).

En rigor, ese tema no estaba en el orden del día para su tratamiento ni figura ingresado como proyecto de ley. Sin embargo, los gremios vienen advirtiendo sobre la intención del gobierno de María Eugenia Vidal de avanzar el próximo año en ese sentido.

Por eso, participaron de la movilización en “solidaridad” con los bancarios. “Después de esto van por la caja del IPS”, insistieron.

Pasado el mediodía, sólo unos 500 afiliados a La Bancaria permanecían sobre la avenida 7, a metros del vallado perimetral de la Legislatura y de los efectivos policiales que la custodiaban del otro lado.

Como viene publicando este diario, los afiliados rechazan la medida debido a que, según afirmó el propio Palazzo, además de elevar la edad para jubilarse de 57 a 65 años y de igualar el porcentaje de haberes igual al de los activos que cobran los pasivos, con el del resto de los empleados bancarios del país.

Pero, además, en el llamado a asamblea de empleados para mañana, expresaron también su rechazo a la propuesta salarial formulada del orden del 9 por ciento.

Si bien los aguinaldos de la Provincia llegaron a liquidarse la semana pasada, la medida viene afectado a quienes cobran a través de ese banco, fundamentalmente a los jubilados.