El potente telescopio que dará vida al proyecto LLAMA (Large Latin American Millimetre Array) arribó hoy al país, proveniente de Europa, y será emplazado en la cordillera salteña para realizar estudios sobre la evolución del universo, agujeros negros, formación de galaxias y de estrellas, entre otros, lo que ubicará a la Argentina “en el primer plano de la investigación radioastronómica a nivel mundial”, señaló uno de los investigadores responsables de la iniciativa.

El telescopio, que llegó al puerto de Zárate, será trasladado al valle salteño Abra Alto Chorrillos, a 4.825 metros sobre el nivel del mar, para su instalación definitiva, informó el Conicet La Plata.

Se trata de una antena con forma de parábola de 12 metros de diámetro que servirá para realizar estudios astronómicos muy específicos, gracias a la altura de su ubicación.

El geólogo José Viramonte, impulsor del proyecto, detalló  que el telescopio que comprende la obra contará con receptores extremadamente sensibles y sistemas de mando, control y procesamiento de datos que posibilitará ser usado para investigaciones del sistema solar y astronomía entre otros campos.

Debido a la complejidad de los trabajos por la altura los avances son pequeños, y se espera que en septiembre esté finalizada la obra. No obstante para su puesta en función se deberá esperar al menos un año más.

Viramonte indicó que se trata del proyecto más importante del Mercosur, por lo que permitirá a los salteños explotar una faceta en desuso.

En este sentido dijo que con este telescopio y otros proyectos que llegarían a colación se podría desplazar a Chile en cuanto a la demanda por estudios científicos.

Además posibilitará la realización de turismo científico.