Mar del Plata a la carta

Mar del Plata no explota pero se la banca. Con las playas y peatonales que sólo se llenan de viernes a domingo, el balneario más popular del país muestra un clima más tranquilo durante la semana: pocas colas en los restaurantes, teatros y cajeros automáticos. Que durante la noche haya lugar para estacionar en los puntos céntricos es otro dato que indica cómo viene la mano.

Con este ritmo de veraneantes de fin de semana, los empresarios de la ciudad feliz que viven del turismo prepararon ofertas y promociones en algunos rubros.

De norte a sur Mardel se caracteriza por tener opciones para todos los gustos en lo gastronómico con restaurantes y platos típicos de la ciudad. El clásico puerto, las zonas céntricas y los balnearios son los puntos comunes para comer y los precios varían entre cada uno de ellos.

Un almuerzo o cena en el puerto cuesta unos 400 pesos por persona aproximadamente, incluyendo bebida, y en el centro se pueden ver ofertas de plato del día por 200 pesos bajo las mismas condiciones. En cuanto a los valores de los paradores de las playas los almuerzos pueden costar un poco menos, aunque la oferta suele ser más acotada: comida rápida por menos de 100 pesos.

Con una temporada marcada por la austeridad de los turistas, la mayoría de los restaurantes ofrece promociones de los platos del día o están adheridos a los descuentos que tienen los bancos para el pago con débito o crédito.

El beneficio que presta Banco Provincia con sus tarjetas es el más notorio para los comerciantes porque los días en que se aplican los descuentos los locales reciben más clientela.

“Hay que buscar precios, hay de todo, pero no me parece que esté carísimo. Uno hace un sacrificio para venir a vacacionar, se da algunos gustos pero tampoco derrochamos”, contó Gustavo Heredia, que cenaba junto a su familia en una pizzería de la peatonal San Martín.

Rotiserías

Otra opción que se ve mucho en la Feliz son las comidas para llevar y el delivery. Desde pizza y empanadas hasta platos elaborados, las rotiserías tienen una buena demanda durante estos días, que suelen trabajar mucho más a la hora de la cena.

“La gente deja la salida a un restaurante para una o dos noches y después trata de gastar menos”, dijo el dueño de una casa de comidas de la zona de Playa Grande, donde se podía comprar una milanesa con papas fritas y bebida por menos de 200 pesos, una porción de rabas a 120 pesos o una pizza de muzzarella desde 150 pesos.

Carpas

Los dueños de los paradores también tuvieron que ser cautelosos con los costos de los alquileres de carpas y sombrillas, y hasta hubo algunos que mantuvieron los precios del año pasado. Todo depende de la zona en donde esté el balneario, pero los precios van de 20 mil a 55 mil pesos en carpas, y de 16 mil a 44 mil pesos para las sombrillas por quincena.

En la zona de La Perla, se puede encontrar una carpa a partir de los 20 mil pesos y una sombrilla desde los 18 mil. En tanto, Playa Grande los precios aumentan: una carpa puede costar de 35 mil hasta 55 mil pesos. En las playas del sur del Faro de Punta Mogotes los costos son similares a estos últimos. Todos los precios son por quincena.