El episodio se registró, nuevamente en Loma Hermosa; anteanoche alrededor de las 20 en avenida Libertador entre Las Petunias y Los Pinares, a unas cuadras del Camino del Buen Ayre,

Fuentes policiales informaron a Télam que la víctima, identificada como Emigdio Arce iba a bordo de una moto Honda Titan negra con su pequeño hijo.

En ese momento, dos delincuentes armados que iban a pie lo interceptaron con fines de robo pero el hombre se resistió y comenzó un forcejeo.

Según las fuentes, uno de los asaltantes efectuó un disparo que impactó en espalda de Arce, quien cayó al piso gravemente herido.

Los delincuentes huyeron en la moto de la víctima, mientras que los comerciantes de la zona llamaron a una ambulancia que lo trasladó al hospital municipal Diego Thompson, donde murió como consecuencia de las lesiones sufridas.

Efectivos de la comisaría 5ta. de Billinghurst arribaron al lugar y se entrevistaron con algunos testigos que vieron el momento del asalto.

Además, el personal policial analizaba esta tarde una cámara de seguridad particular que captó el momento del ataque y cuál fue la ruta de escape de los delincuentes.

Los pesquisas creen que el arma utilizada fue un revólver de calibre chico, posiblemente un .22, ya que hubo testimonios que indicaron que vieron un “tambor” y en la escena del crimen no se hallaron vainas servidas.

Un vocero encargado contó que los presuntos autores están identificados y que se realizarán allanamientos con el objetivo de concretar su detención.

En tanto, una comerciante de la cuadra en la que ocurrió el ataque dijo a Télam que escuchó un disparo y cuando salió a ver lo que pasó vio a Arce tirado en el piso.

“Fue muy rápido, el hombre estaba con su hijo y cuando lo bajó aparecieron los delincuentes que le dispararon sin decir nada, la moto cayó encima de él y del nene”, relató la mujer, llamada Irma, que trabaja en esa cuadra en un local de ropa.

El hombre asesinado, era oriundo del departamento paraguayo de Caaguazú, ubicado a unos 180 kilómetros de Asunción, y era padre del niño de 3 años que nació en Argentina, trabajaba como vendedor y vivía en la ciudad de Avellaneda, en el sur del Gran Buenos Aires.

“(Emigdio) era súper laburador y usaba la moto para trabajar, era buen padre y buen esposo, un tipo intachable”, describió la comerciante.

Según la testigo, “la cámara de seguridad de la esquina en la que ocurrió el homicidio no funcionaba y hoy a la mañana fueron a arreglarla”.

“Dejaron a un nene huérfano y a una familia destrozada, no les importó si mataban también al pobre nene que vio como mataban al padre”, expresó.

Por último, la mujer añadió que la mujer de Arce, también de nacionalidad paraguaya, aguardaba esta tarde que le entreguen el cuerpo tras la autopsia para que sus restos sean velados.

En tanto, la hermana de Arce publicó en la red social Facebook una foto de un crespón negro en señal de luto por el crimen de Emigdio, tras lo cual recibió varios comentarios de amigos apenados, que le dieron muestras de apoyo por lo sucedido.

El hecho es investigado por la fiscal Graciela López Pereyra, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial San Martín, quien dispuso una serie de diligencias tendientes a localizar a los criminales.