En un mensaje por el segundo domingo de Adviento, el obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, reveló que se reunió con la madre de uno de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan.

“Hace tres días llamé a la mamá de uno de los submarinistas -uno de los 44 muchachos que murieron en el mar-, la llamé para poder ir a visitarla; ella me dijo: ‘No Monseñor, voy a ir yo a verlo’. No pude decirle nada, vino ella a verme”, expresó.

“Yo que tenía esa disposición propia frente a una madre que ha perdido un hijo, de no saber qué decir, y ella me dijo: ‘Padre, en realidad, su vocación era el mar, y el mar se lo llevó’, después me dijo: ‘Yo lo cuidaba hasta ahora, ahora él me cuida a mí’”, agregó.

Por último, monseñor Ojea destacó: “Lo que es la fe. Traté de estar abierto al corazón de esa persona y recibí algo impensado. Estaba un poco nervioso por lo que le iba a decir y, sin embargo, ella me hizo reavivar mi propia fe”.