El 5 de febrero de 2014, Nicolás Naddeo de 21 años iba en moto hacia su trabajo por la avenida Amancio Alcorta, en el cruce de Libertador fue impactado por un auto. Murió 8 días después.

En el tercer aniversario de la muerte de otro joven en un accidente vial, el domingo pasado en la misma esquina y a la misma hora del siniestro, Stella Fernández -la madre de Nicolás- comenzó a pintar la estrella amarilla que simboliza su pérdida y dolor.

Junto a Stella estuvo la Asociación Malditas Picadas -que nuclea a familiares de víctimas de accidentes viales en San Martín, la Red Nacional de Estrellas Amarillas y la Asociación Madres del Dolor. Además, acompañaron los concejales de Cambiemos, Natalia Quiñoa y Gustavo Suárez.

Estrella amarilla, en Alcorta y Libertador, de Suárez

Nicolás fue chocado por un Renault Clio, conducido por Alejandra Romina Luis, graves lesiones y ocho días de agonía.

A pesar de ciertas irregularidades en el sumario policial y la institución del caso, se arribó a un juicio por el delito de “homicidio culposo agravado”, al margen de las acusaciones por abandono de persona y la pretensión de fraguar la escena del hecho por parte de la imputada; quien posteriormente fue condenada a 2 años y medio de prisión en suspenso pero quedó libre.

La actividad finalizó con palabras alusivas de su madre Stella Fernández, quien agradeció a todos los presentes por acompañar la jornada y por mantener presente la memoria de su hijo.