“Nos quedamos en el acampe hasta mañana cuando haremos un gran acto en la puerta del INTI para ver si así se puede abrir un canal de diálogo,” dijo hoy a Télam la secretaria gremial de INTI-ATE, Giselle Santana.

Además, explicó que el jueves pasado se votó en asamblea “continuar con el acampe (realizado desde el martes) porque hubo siete nuevos despidos” y se desconoce “si pueden ser más”. “Ahora, como con los primeros despidos, no hay ninguna comunicación oficial por parte de las autoridades ni nadie que hable con nosotros,” apuntó la sindicalista.