La Justicia citó a indagatoria a 20 sujetos, entre ellos 12 policías, que están acusados de formar parte de una banda que robaba cables de cobre telefónicos subterráneos en la Ciudad de Buenos Aires y posteriormente los traían a Tres de Febrero para su reutilización.

Los integrantes de esta banda, se hacían pasar por una cuadrilla de falsos operarios de empresas de servicios públicos que se movilizaban en automóviles. Además, tenían indumentaria con logos de AySA.

Así intervenían en la vía pública para sustraer los cables, que luego los trasladaban para su pesaje a Caseros y, más tarde, a un galpón de Ciudad Jardín donde los pelaban y picaban para recuperar el cobre que fundían y vendían.

En la causa, existen escuchas telefónicas que prueban la complicidad policial como, cuando el 1° de junio, uno de los ladrones convocó a sus cómplices para ir a “jugar a la 1-9”, donde robaban cables de las Avenidas Las Heras, Pueyrredón, Córdoba y Santa Fe. En otra del 3 del mismo mes, uno de los policías llamó al jefe de servicio de la Comisaría 19na y le dijo: “Voy a estar acá por tu zona, voy a revisar qué podemos hacer. Cuando voy a levantar, te aviso”.

La respuesta fue: “Sí, sí, dale tranquilo. Yo estoy acá al pedo, estoy escuchando. Mandame un mensajito con las calles”. Según el expediente, todo comenzó el 10 de diciembre de 2016 en la esquina de Suipacha y Tucumán, a metros del Obelisco, cuando se introdujeron en una cámara subterránea de la empresa Telefónica Argentina y extrajeron 200mtrs de cable de cobre.

Cuando el personal de seguridad privada de la empresa arribó al lugar, retuvo a uno de los presuntos delincuentes, identificado como Miguel Héctor López Rocha, junto a una camioneta Renault Kangoo con herramientas y un carrete. Otros cómplices salieron corriendo y, de acuerdo a lo reconstruido por videos, dos fueron aprehendidos en Lavalle y Maipú, pero fueron dejados en libertad.

Se determinó que la banda continuó operando entre el 26 de mayo y el 13 de junio de este año y se los imputa de “Robo en poblado y en banda”. También se allanaron tres comisarías de la Policía de la Ciudad (la 1° de microcentro, la 3era de Tribunales y la 19na de Recoleta) porque, de acuerdo a la investigación, en sus jurisdicciones les “liberaban la zona”.