La Argentina es el país de la región latinoamericana con mayor ineficiencia en el gasto público, según un informe difundido hoy por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El BID calcula que la ineficiencia del gasto público les cuesta a los países de América Latina y el Caribe hasta 220 mil millones de dólares al año, un 4,4 por ciento del PIB regional, según el estudio.

En el caso de Argentina, el informe del BID menciona ineficiencias potenciales en el gasto público equivalentes al 7,2 por ciento del PIB en los rubros compras públicas, remuneración a empleados y transferencias (programas sociales, pensiones y subsidios).

Luego de Argentina aparecen en el informe El Salvador (6,5%), Bolivia (6,3%) y Nicaragua (5%).

A pesar de que la ineficiencia es generalizada en la región, Chile y Perú tienen la mejor calidad de gasto de América Latina y el Caribe, con 1,8 y 2,5% del PBI, de acuerdo al diagnóstico del BID.

El gasto público general en la región equivale a 29,7% del PIB, pero Argentina (casi 50%), Brasil, Ecuador, Uruguay y Trinidad Tobago gastan más del 35%, agrega el informe, denominado “Mejor gasto para mejores vidas”.

El análisis describe que después de la crisis financiera global, muchos países latinoamericanos vieron incrementar de manera exponencial sus ingresos por la venta de materias primas y, por tanto, elevaron sus gastos en salarios en el sector público y en pensiones, desembolsos difíciles de revertir, agrega EFE.

“La buena noticia es que podemos mejorar las vidas de nuestros ciudadanos no mediante gastos más elevados sino más eficientes”, señaló en un comunicado el economista jefe del BID, Alejandro Izquierdo.

Entre otras medidas, el informe propone la adopción de reglas fiscales que vayan más allá de la sostenibilidad fiscal para la protección de las inversiones y cita formas de mejorar el manejo del gasto, desde el desarrollo de planes de servicio público hasta la auditoría de las nóminas de empleados.

En el terreno de la educación, el estudio recomienda acompañar un mayor gasto por alumno con un aumento de las medidas de rendición de cuentas para reducir la corrupción en ese sector.

En cuanto a la seguridad pública, el BID destaca que la región tiene altos niveles de delincuencia a pesar de haber aumentado sustancialmente el gasto en policía y encarcelamiento, una situación “que podría mejorar con un buen manejo de los programas de prevención del delito”, entre otros, agrega EFE.