La inflación debería ceder a partir de noviembre, porque “hay señales en ese sentido”, lo que permitirá que el consumo deje de caer, indicó un informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea.

Para el Ieral en el cuarto trimestre se espera que la política económica comience a “frenar la inflación”, lo que permitiría que el consumo pueda “comenzar a salir del pozo”, pero que aún así “el 2018 cerraría con una caída del PIB mayor a 2 por ciento”.

En la conjunción de las distintas variables, institucionales y financieras, el informe marca que octubre ha marcado un “punto de inflexión para la crisis”.

Pero, “la percepción de que lo peor ya pasó tardará en llegar, por los coletazos en el mercado de trabajo y en el cuadro financiero de no pocas empresas, así como por el hecho que subsisten factores de incertidumbre, tanto en el plano local como internacional”.