Bajo el lema “la unión entre mujeres no existe en el diccionario” una campaña intenta introducir el término sororidad en el diccionario.

Es que, gracias al rol protagónico que cobraron las mujeres en el último tiempo tras las movilizaciones en el marco de #NiUnaMenos -contra la violencia de género y los femicidios-, y en reclamo de aprobación de la ley de despenalización del aborto, algunas palabras comenzaron a resonar con más fuerza.

Por ello, no es extraño que “Feminazi”, “Hembrismo” y “Sororidad” estén entre las palabras más buscadas en el mes de septiembre en la Real Academia Española (RAE).

Y que, claro, no aparezcan porque “no forman parte del castellano”.

Está claro que si algo se consulta es porque hay una duda, y no habría lugar a dudas si este término no formara parte del vocabulario actual. Hoy este término no sólo se escucha en la calle, sino que se ve escrito en remeras, tazas, pañuelos y en publicaciones de internet.

“Sororidad, ya existente en masculino, fraternidad, pero omitida en femenino. Sororidad proveniente del latín Sor, significa hermanamiento entre mujeres, propiciando la alianza, confianza, reconocimiento, etcétera, que llevará a la emancipación y empoderamiento de todas las mujeres del mundo”, explica una petición de Change.org que junta firmas para pedirle a la RAE que incluya la palabra en el diccionario.

La buena noticia es que, recientemente, la Real Academia Española subrayó que ya hay una propuesta en estudio para incluir “sororidad” en su diccionario.