Nuevamente la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, la entidad gremial empresaria más representativa de las PyMEs, difundió la medición del consumo durante el fin de semana largo.

Casi un millón de turistas viajaron entre el viernes 24 y el domingo 26 de marzo por la Argentina. La circulación de gente fue modesta pero buena y si bien no se puede comparar con 2016 porque aquella fecha coincidió con Semana Santa, los comercios tuvieron un fin de semana bastante activo.

CAME hizo las siguientes consideraciones:

  • Acompañado de un clima veraniego, el segundo fin de semana largo del año dejó un buen resultado: viajaron casi 1 millón de turistas por la Argentina y realizaron un gasto directo de $2.070 millones en las ciudades que forman parte del circuito turístico nacional.
  • El fin de semana fue bueno, mejor que las expectativas iniciales que arrancaron con niveles de reservas muy moderados. Hubo muchas familias que decidieron viajar sobre la hora y llegaron a sus destinos sin reservas.
  • Lo que restó público y sobre todo ventas, fue la competencia que ofrecieron lugares como Chile hacia donde se dirigieron muchos argentinos en busca de paseos de compras y aprovechando los precios más competitivos. Además, para esta fecha los trasandinos ofrecieron descuentos de 30% para los turistas que presentaran DNI. Nuevamente se vieron  kilómetros de colas y hubo hasta 5 horas de espera para cruzar la Cordillera. Sólo el viernes, el primer día del fin de semana largo, se registraron 9010 personas por el Paso Internacional del Cristo Redentor. Pero aun así el fin de semana fue positivo en gran parte de los destinos.
  • De todos modos, las ventas fueron muy dispares entre provincias: mientras en algunas ciudades los comercios tuvieron un buen fin de semana, en otros más cercanos a las fronteras con Chile y Paraguay los niveles fueron malos y la afluencia de turistas fue más de paso que de permanencia.
  • La estadía media se mantuvo en 2,6 días, similar a 2016, y el gasto promedio diario rondó los $690 por turista, un nivel muy parecido al registrado durante el “finde extra-largo” de carnaval.

  • El año pasado el feriado por la conmemoración del Día de la Memoria coincidió con Semana Santa y no se puede comparar. Sin embargo, los comercios y operadores turísticos consultados por CAME aseguraron que la cantidad de gente que viajó y compró fue buena para este tipo de fechas que no son los más convocantes en materia de ocio y recreación.
  • Los destinos más elegidos fueron las ciudades con mar, ríos, lagunas o termas como las de la costa argentina, de Córdoba o Entre Ríos.
  • En lo que va de 2017, ya hubo 2 fines de semanas largos (Carnaval y el Día de la Memoria) donde viajaron 3.150.000 turistas con pernocte y dejaron ingresos directos por $7.626 millones en las economías regionales del país.

Sobre el territorio bonaerense

A la provincia de Buenos Aires, se estima que arribaron más de 450 mil turistas durante el fin de semana.

El grueso de las visitas se concentró en la Costa Atlántica. En Mar del Plata, la demanda se agrupó en hoteles boutiques, gremiales y de 4 y 5 estrellas, que alcanzaron niveles de ocupación superiores al 50%.

Los principales convocantes a esa ciudad fueron el teatro y la playa cuyos balnearios extendieron el servicio de carpa y sombras por este fin de semana, teniendo en cuenta el anticipo de buen tiempo. En las restantes localidades de la costa bonaerense la asistencia fue importante y todas recibieron al turista con propuestas variadas.

En general todas las urbes de la provincia organizaron festejos, la mayor parte alusivos al 24 de marzo. En el interior del distrito las ciudades más convocantes fueron Sierra de la Ventana, Villa Ventana (Tornquist), Ramallo, San Pedro, Chascomús, San Antonio de Areco, Lobos, Junín, Tigre y La Plata, entre otras. El gasto promedio diario informado fue de $600 por turista, pero con una elevada dispersión según el lugar.

Las más costosas fueron las de la Costa Atlántica. A su vez, las ventas minoristas se vieron con más movimiento que lo habitual.