El Tren de las Sierras fue inaugurado el 2 de julio de 1889 y tuvo su época dorada durante el siglo pasado, uniendo la ciudad de Córdoba con Cruz del eje. Por diferentes cuestiones, el servicio fue cancelado a mediados de la década del 70 y aunque se reanudó 16 años después, ha sufrido otras interrupciones más.

Desde mayo de este año cuenta con el recorrido completo, desde la capital cordobesa hasta Cosquín, con tres servicios diarios y a un costo muy accesible.

El viaje total tiene una duración aproximada de 2 horas y media y atraviesa hermosos paisajes en plena serranía, lo que lo convierte en una excelente opción para los aventureros que quieran conocer los circuitos turísticos más destacados, desde otro punto de vista.

Si bien se trata de un servicio de traslado de pasajeros, muchos lo utilizan con fines turísticos, ya que su baja velocidad y el recorrido que realiza, permite disfrutar del paisaje serrano.

El recorrido incluye atravesar la vegetación serrana, túneles, ríos, lagos y hasta una parada muy especial en pleno viaje: en Casa Bamba, las formaciones se detienen cerca de 10 minutos para que los pasajeros desciendan en el estrecho andén (en plena vegetación) y puedan adquirir alguna de las propuestas comerciales que ofrecen los vecinos de la zona.

Desde comida, como panes caseros, tortillas, porciones de tortas, dulces, fiambres, bebidas hasta simplemente tomar fotografías de los cerros que rodean el lugar. La atmósfera del viaje es tan familiar y tranquilo, que hasta los maquinistas bajan a tomar mate y ¡ayudan a vender!

Recomendados

La Calera: para los que quieran recorrer esta localidad, pueden conocer el balneario Laguna Azul, ideal para practicar deportes náuticos y actividades recreativas, o visitar la Capilla Vieja, que fue construida por jesuitas en 1727.

Dique San Roque: sin dudas, uno de los atractivos principales de este recorrido y uno de los puntos turísticos más emblemáticos de Córdoba. Entre las estaciones de Casa Bamba y Bialet Massé pueden verse hermosos paisajes, un imponente marco natural y vistas panorámicas de las nacientes del gran dique que bordea la localidad, el Río Suquía, el Apeadero Dique San Roque hasta la desembocadura del Río Cosquín. También, está el mirador El Despeñadero, que ofrece grandes vistas al río Cosquín, las Sierras Chicas y las Barrancas Coloradas.

Cosquín: última parada del recorrido. La localidad coscoína, capital del folclore, es un rincón del Valle de Punilla que ofrece 14 kilómetros de playas sobre el río que da nombre a la localidad; también, hay un sistema de aerosilla al cerro Pan de Azúcar y se puede recorrer la plaza Próspero Molina, el mítico escenario de festival anual que se organiza allí.

Compra de pasajes

Esta travesía es una propuesta interesante, no sólo por las zonas que atraviesa, sino además, por el bajo costo de su pasaje: el ticket general cuesta sólo ¡$6,50! Sí, tal como lo leen, tiene un valor muy bajo para la cantidad de paseos que permite hacer. El valor máximo para jubilados es de $5,30 y $3,10 para los menores.