El obispo auxiliar de San Isidro, monseñor Martín Fassi, celebró una santa misa en la Unidad 47 del Servicio Penitenciario Bonaerense, ubicada en el partido de San Martín, a la que asistieron los voluntarios de la Pastoral Carcelaria, y en la que unos ochenta reclusos recibieron los sacramentos de la iniciación cristiana: bautismo, comunión y confirmación.

En la homilía, el obispo alentó a unir la propia vida al mismo camino de Jesús y expresó: “Jesús fue rechazado. Pero, como hizo en ese tiempo, nos viene a cambiar la mentalidad. Nos viene a traer un nuevo modo de pensar”.
Finalmente, animó a los presos a que dejen entrar siempre a Jesús en sus vidas.

Monseñor Fassi, acompañó también a los religiosos de la diócesis de San Isidro durante la misión que se realizó frente a la parroquia Nuestra Señora de Aránzazu, de San Fernando, con el lema “Salir, escuchar y anunciar”.

Sacerdotes, consagrados y religiosas realizaron un gesto misionero en el atrio de la parroquia, visitaron los sectores de terapia intensiva infantil y de adultos, neonatología, pediatría y clínica general del Hospital de San Fernando y, para concluir, compartieron una misa en la capilla del hospital.