Mediante su publicación en el Boletín Oficial, la gobernadora María Eugenia Vidal, promulgó la norma que busca aplicar transparencia en la Legislatura bonaerense y que obliga a los diputados y senadores a presentar sus declaraciones juradas de bienes, así también como a quienes aspiren a un cargo.

“La Declaración Jurada patrimonial deberá contener la totalidad de los datos personales, patrimoniales y de ingresos y egresos del sujeto obligado, cónyuge o conviviente, hijos menores no emancipados y de las personas a su cargo. Asimismo, los funcionarios y agentes alcanzados incluirán sus antecedentes laborales y profesionales de los últimos dos años, sean o no remunerados”, detalla la ley.

Además de los funcionarios y legisladores, tendrán que seguir la norma quienes aspiren a un cargo electivo en esa dependencia. Esto alcanza a candidatos a senadores y diputados de todas las fuerzas que compitan en las elecciones.

El proyecto viene de ser tratado durante las sesiones extraordinarias durante diciembre y tuvo gran aceptación dentro de todos los bloques. Incluso, y pese a no tener labor parlamentaria previo al debate, se aprobó con un consenso generalizado.

Esta ley viene en sintonía con la idea de modernización del Estado que llevó adelante Vidal cuando asumió al gobierno, aunque no logró profundizar.

Es que la presentación de DDJJ de funcionarios tuvo su primera edición en tiempo y forma, sin embargo, para la segunda etapa, las presentaciones sufrieron modificaciones y desde Gobernación nadie dio explicaciones sobre esta falta.