Un hombre de 80 años fue detenido tras asesinar de unas 20 puñaladas a su esposa de 75 años; incluso le confesó a los policías que la mató porque “me tenía cansado”.

La víctima fue identificada como Gabriela Josefina Del Olmo, de 75 años y el presunto femicida como Eduardo Cid, de 80, un jubilado de nacionalidad española.

El crimen fue descubierto ayer alrededor de las 6hs en el domicilio del matrimonio, ubicado en la calle Pedro de Mendoza 683, frente a la estación San Isidro R del Tren de la Costa.

Un móvil policial de la Comisaría Primera de San Isidro fue hasta este lugar tras un llamado a la línea de emergencias policiales 911 efectuado por vecinos que se quejaban por gritos y ruidos molestos.

Cuando los efectivos tocaron el timbre fueron atendidos por Cid quien, según las fuentes, en una declaración espontánea que no tiene valor judicial, les dijo: “La maté porque me tenía cansado”, según publica Minutouno.com.

Al ingresar a la vivienda, los efectivos constataron que en uno de los dormitorios Del Olmo yacía muerta semidesnuda tirada boca abajo al costado de la cama y que a simple vista presentaba heridas de arma blanca.

Los policías detuvieron a Cid en el lugar y tras consultar al fiscal en turno, Claudio Scapolán, de la Fiscalía del Área Ejecutiva de Investigaciones Criminales de San isidro, se preservó la escena del crimen y se convocó a la Policía Científica.

Si bien se esperan los resultados de la autopsia, la médica forense que trabajó en el lugar del hecho informó a los investigadores que la víctima tenía dos heridas punzo cortantes profundas en la sien izquierda, al menos otras 17 lesiones de arma blanca en la espalda y algunas lesiones defensivas.

Los peritos encontraron ensangrentados en el lugar lo que podrían ser las armas homicidas: un cuchillo tipo “Tramontina” y un trozo de hierro.

El fiscal Scapolán dejó detenido al anciano acusado del delito de homicidio agravado por el vínculo y por haber sido cometido con violencia de género, lo que constituye un “femicidio”.

Voceros de la investigación indicaron que el fiscal se disponía a ordenar una batería de estudios y peritajes psiquiátricos y psicológicos para el imputado.