Por Roberto Romeo Di Vita

El presidente de los Estados Unidos busca por todos lados desde la mañana, se la ha  perdido una idea.

El burgués  se abalanza sobre el matutino apestoso, un gesto de  aprobación celebra sus titulares

Lo bombardean con noticias basuras, pide que le cambien de canal;  del televisor deja de salir sangre.

Juguemos en el bosque mientras el lobo no está. Los lobos son gendarmes,  se  comen muchachos, que nos saben nadar.

La  ministra no sabe reír / la ministra no sabe llorar / sólo sabe cerrar la puerta / para que el muchacho / no pueda escapar.

La ministra ríe / la ministra está seria / dos ojos que la miran / no la dejan dormir.

Olvidate amigo / de lo que te sacaron / olvidate de lo que te prometieron / olvidate de los tránsfugas/ mentirosos / chantas / falsos / y represores.  Pero nunca te olvides. “Vivos los queremos / Ni olvido ni perdón”.

El ave no busca la jaula