Elisa Forti o “la nona que corre”, como se la conoce en el circuito de corredores, desafía el paso del tiempo a fuerza de empuje y superación personal. Con 82 años, mañana comenzará a escalar el Aconcagua en la travesía que organiza Summit Aconcagua 2018 con el objetivo de promover la vida saludable.

Esta joven abuela de 82 años reside en Vicente López. Tiene cinco hijos, once nietos y tres bisnietos; nació en Como, Italia, y a los catorce años se radicó en Argentina escapando de los horrores de la Segunda Guerra Mundial.

“Cuando terminé una carrera en Salta se me acercó un muchacho que me abrazó, me dio un beso en la mejilla y me contó que un año atrás estaba tirado en un sillón, mirando la televisión y me había visto corriendo. A partir de eso se replanteó su forma de vivir y él también comenzó a correr” recuerda Elisa.

La vida de Elisa siempre estuvo vinculada al deporte. Practicó varias disciplinas: desde el voleibol (donde fue semi-profesional), hasta el tenis y natación. Y sumó atletismo a sus 70 años. Comenzó a correr para cubrir el vacío que le había generado la muerte de su marido. “Correr me dio mucha seguridad y me permitió salir de mi casa. Yo siempre fui muy tímida y cuando falleció mi marido decidí recluirme en casa. Con las carreras aprendí que se puede vivir de otra forma. Correr me devolvió la vida”.

A sus 82 años, Elisa corre durante una hora todos los días de la semana con excepción de los domingos, día en que juega al tenis. Entre sus hitos deportivos se destaca haber concretado cuatro veces el Cruce Columbia de los Andes, una carrera de aventura extrema de más de 100 kilómetros que cruza la Cordillera de los Andes.

El tercer Cruce lo realizó a los 81 años y con dos particularidades: lo hizo en compañía de su nieto y batió el récord de ser la persona de más edad en completar esa carrera en más de dos oportunidades. Al año siguiente, y ya con 82 años, lo batió de nuevo.

El desafió ante los 6962 metros

Summit Aconcagua es un desafío que realizarán 11 destacados atletas en los que el deporte ha sido una herramienta vital de superación.

Esta acción que busca promover el deporte, la vida saludable y fomentar los valores olímpicos de amistad, respeto y excelencia. También se envia un mensaje esperanzador a la sociedad a través de las historias de superación de los participantes.

La edición que comenzará mañana e intentará hacer cumbre entre los días 1 y 5 de marzo cuenta con la participación de la judoca Paula Pareto, la ex nadadora olímpica María del Pilar Pereyra y el ex torero español Álvaro Casillas; ambos tuvieron que interrumpir sus carreras por lesiones pero mantienen su vínculo con el deporte.

Otros deportistas que se preparan para la travesía son: Silvio Velo, considerado el jugador de fútbol sala para ciegos más talentoso del mundo y Pablo Giesenow que en un accidente de tránsito sufrió la amputación de ambos miembros inferiores por debajo de la rodilla. A tres años del accidente, practica natación, ciclismo, atletismo y entrena diariamente para lograr su sueño: competir con éxito en los Juegos Paraolímpicos de Tokio 2020.

Ezequiel Baraja estuvo detenido en la Unidad Penitenciaria 48 de San Martín seis años y ocho meses de prisión por robo calificado. Hoy tiene dos trabajos, vive con su familia y regresa al penal para colaborar con Los Espartanos, el equipo de rugby conformado por reclusos y que permitió a Ezequiel una sana reinserción social.

Por su parte, Peter Czanyo una operación de urgencia le extirpó el pulmón izquierdo casi por completo producto de un cáncer pulmonar provocado por el tabaquismo. A sus 61 años y contra todos los pronósticos corrió cuatro veces el Cruce de los Andes (100 kilómetros en tres días), finalizó la carrera en el desierto de Atacama y completó las maratones de Berlín (2015) y Chicago (2016) y Fernando Marino, un veterano de la Guerra de Malvinas que además de ser veterinario ha corrido maratones en los 7 continentes (América del Norte, América del Sur, Europa, África, Asia, Oceanía y Antártida). Ha vuelto en 5 oportunidades a Malvinas llevando un mensaje por la paz. Corrió en dos oportunidades el maratón de Malvinas, en el 2012 ganando la categoría postas con un equipo integrado por ex combatientes y en 2017 participó en el Maratón de Malvinas obteniendo el 5º lugar en la clasificación general.

Los participantes de la travesía estarán acompañados por un equipo técnico y médico: Julián Weich (embajador del proyecto), Matías Gutiérrez Moyano (proyect manager), Gaby Castillo (atleta y preparadora física), Pinky Zuberbuhler (nutricionista), Alejandra Hintze (médica deportóloga y especialista en emergentología) y Charly Galosi (atleta y entrenador para montaña).