Malvinas: el día más negro de la flota

En Bahía Agradable, el 8 de junio de 1982 los ingleses pierden tres barcos y una cifra todavìa hoy oculta de bajas. Otra vez los pilotos argentinos se entregan con coraje y patriotismo en defensa de la soberanía

Para el 8 de junio de 1982 la Guerra de Malvinas llevaba poco más de dos meses de hostilidades. Había cobrado amplia notoriedad mundial porque se enfrentaban dos naciones occidentales y además la aviación argentina demostraba que, aún disminuida tecnológicamente, ponía bajo ataque a una de las tres principales flotas de aquellos tiempos de Guerra Fría.

El 1, 21, 25 y 30 de mayo los ataques de los pilotos argentinos habían hundido y averiado a varias naves de la Royal Navy. Incluso el 30, un portaaviones fue tocado por el último misil Exocet que disponía la Armada Argentina y varias bombas por gentileza de la Fuerza Aérea.

Para los primeros días de junio del `82, Inglaterra ya había soportado las derrotas en el mar, derrotó al Ejército Argentino en la batalla de Darwin-Prado del Ganso del 27 al 29 de mayo y quería finalizar la guerra cuanto antes.

Por eso, toda su maquinaria militar se dirige hacia Puerto Argentino: tropas, artillería, municiones y demás cuestiones logísticas atraviesan la Isla Soledad de sur a norte para expulsar a los argentinos acantonados en la capital de Malvinas.

Para reforzar este desplazamiento terrestre el mando inglés decide desembarcar dos batallones al sudeste de Puerto Argentino, para reforzar el cerco a esa ciudad.

El lugar elegido es Bahìa Agradable, cerca de un poblado costero llamado Fitz Roy.

Los ingleses proyectaron esa maniobra bajo dos premisas, en Fitz Roy la presencia argentina es escasa -pero suficiente para alertar a los mandos sobre el desembarco- y que la aviación tras tantos días de operaciones y sobre todo con muchas bajas materiales y humanas no estaba en condiciones de atacar.

Por eso, envían dos buques de transporte de tropa, el Sir Galahad y el Sir Tristram y una fragata como escolta.

Douglas A-4 Skyhawk de la Fuerza Aérea Argentina, reabasteciendose el vuelo sobre el Atlántico Sur

El desastre de Bahía Agradable

Una serie de detalles derivó en el “desastre de Bahía Agradable”, según la calificación británica sobre los sucesos del 8 de junio.

Unos días antes, se capturó un equipo de radio y documentación inglesa que permitieron detectar este desembarco. Por esto, esa pequeña tropa argentina apostada en Fitz Roy vuela un puente costero, para forzar a un amplio rodeo si los ingleses deciden tomar esas playas.

Incluso se supo que el jefe del 2do Regimiento de Guardias Galeses, se negó a caminar los 32 kilómetros extras que generó la demolición del puente e hizo que esperaran lanchas de desembarco para acortar distancias.

Asì llegó el mediodía y varias escuadrillas de aviones argentinos atacaron la zona, como se muestra en este mapa.

Primer ataque

  • Cuatro A-4B Skyhawk, indicativo “Mastín”, armados con tres bombas retardadas por paracaídas.
  • Tres A-4B Skyhawk indicativo “Dogo”, armados con tres bombas retardadas por paracaídas. Misión: ataque a objetivo naval.
  • Tres M-5 Dagger, indicativo “Perro”, armados con dos bombas retardadas por paracaídas. Misión: ataque a objetivo naval en Fitz Roy.
  • Tres M-5 Dagger, indicativo “Gato”, armados con dos bombas retardadas por paracaídas. Misión: ataque a objetivo naval en Fitz Roy.

La escuadrilla Dogo apunta al Sir Galahad,  y es el teniente Carlos Cachón que acierta sus tres bombas en el buque. El 1º teniente Carlos Rinke observó impactos directos, pero a él no le salieron las bombas, mientra que el 1º teniente Gálvez lanzó sus bombas pero sobrepasan el buque, rebotan en el agua y explotan en la costa, donde personal y material fueron afectados.

Inmediatamente el grupo “Mastín” guiados por el humo que ya cubría el buque atacado, avanzan sobre el Sir Tristram y es el alférez Gómez, que daña la línea de flotación.

El Sir Galahad, es hundido por los ingleses ya que no se puede recuperar y así se transforma en tumba de guerra. A su vez el Sir Tristram, es remolcado a Inglaterra y se lo repara para convertirse en museo flotante.

Las escuadrillas “Gato” y “Perro”, atacaron a la Fragata Plymouth; entre ambas le arrojaron 10 bombas, donde cinco impactaron en el buque.

Solo una explotó, suficiente como para que una sección del buque sufriera graves daños. Otra bomba, penetró sobre la chimenea. Las otras tres, pasaron muy cerca de un grupo de soldados, que intentaba maniobrar un arma antisubmarina.

Tras varias horas de diversos trabajos, los marinos controlaron el fuego y repararon los daños en mar abierto. Pero la Plymouth no volverìa a la acción.

El Sri Galahad se incendia, los marinos fueron evacuados en helicopteros y balzas

Segundo ataque

Desde la Patagonia, y aun sin saber la dimensión del primer ataque, la Fuerza Aérea ordenó un segundo ataque sobre el mar y sobre la posible cabeza de playa que los ingleses podrían haber logrado sin la primera incursión argentina fallaba.

Así que se puso en el aire:

  • Tres A-4B Skyhawk, indicativo “Mazo”, armados con tres bombas retardadas por paracaídas. Misión: ataque objetivo naval y Fitz Roy.
  • Tres A-4B Skyhawk, indicativo “Martillo” armados con tres bombas retardadas por paracaídas. Misión: ataque objetivo naval y establecimiento Fitz Roy.
  • Cuatro A-4C Skyhawk, indicativo “Yunque”, armados con tres bombas retardadas por paracaídas Misión: ataque a objetivo naval en Fitz Roy.

Las escuadrillas Mazo y Martillo, por cuestiones técnicas se desprenden de un avión cada una. Así que se fusionan tras el reabastecimiento en vuelo y se dirigen hacia el norte de Puerto Fitz Roy.

Al llegar a la zona de Bahía Agradable, y perdido el factor sorpresa, recibieron fuego de artillería antiaérea. Pasaron rasantes cerca a los buques humeantes y con las indicaciones del radar Malvinas, viraron hacia el oeste.

Sobre el agua, todavía al este de Bahía Agradable, observaron un lanchón de desembarco que navegaba rápidamente hacia la costa. Entonces, el 1º teniente Sánchez vio, a su derecha y arriba, a dos Harrier lanzando sus misiles. Uno impactó el Skyhawk del alférez Vázquez; el segundo dio en el teniente Arrarás, a quien se lo vio eyectarse pero no fue recuperado. Por último, es derribado el 1º teniente Bolzán, por lo cual Sánchez abortó su ataque y escapó de la persecución de los Harrier. Fue el único sobreviviente de la misión.

Más tarde, la escuadrilla “Yunque” llegó casi sobre el anochecer isleño. A falta de luz natural ubicaron el blanco por los fogonazos de las artillería antiaérea, soltaron bombas y escaparon ayudados por la oscuridad.

Detrás el Sir Galahad se incendia, en la costa los tripulantes del Sir Tristram

El día más negro de la flota británica

“La aviación argentina aparece de nuevo, y lo que era una operación de trámite se convierte en el último desastre británico. Los Dagger y los Skyhawk, ya a la desesperada y en muy mal estado de mantenimiento, atacan al Sir Galahad y al Sir Tristam y también logran dañar a la Plymouth. Una segunda oleada de Skyhawks pierde tres aviones al ser interceptada por una patrulla de Harriers y debe abortar la misión, como así también dos aviones Dagger, han sido derribados, y uno humeando. No obstante, 51 británicos han muerto y 57 han sufrido graves quemaduras en el llamado día más negro de la flota” expresa un informe oficial británico. Extraoficialmente, se calculan en no menos de 200 heridos y 160 muertos más todos los pertrechos dañados en las playas y en el interior de los barcos.

El golpe argentino fue duro aunque no pudo incidir en el resultado final de la guerra; sí logró confirmar que al enemigo no se lo puede subestimar y que el coraje y el patriotismo están por encima de los avances tecnológicos.