“Entraron a su propiedad por la fuerza, tenían armas de fuego y corría peligro su vida y la de su familia. Es un caso claro de legítima defensa, no hay discusión”, afirmó una fuente judicial sobre el caso de un hombre que mató a uno e hirió a otro delincuente que había ingresado a su casa de Villa Ballester.

El hecho ocurrió esta madrugada en un domicilio de la calle Lacroze al 600, cuando el asaltado, lo despertó el sistema de alarmas que tiene instalado en su casa; tomó la pistola calibre 9 milímetros de la cual es legítimo usuario y se encontró con tres delincuentes armados dentro de su casa.

Al ver que al menos uno de ellos portaba un pistola, el hombre comenzó a tirar y como consecuencia de esos disparos, uno de los asaltantes cayó muerto en el pasillo alfombrado que da al dormitorio matrimonial, mientras que los dos cómplices salieron corriendo de la vivienda.

La familia llamó de inmediato al 911 y al lugar arribó personal de la comisaría 2da. de San Martín. Los peritos constataron que debajo de su cuerpo el ladrón muerto, que quedó tendido boca abajo, aún empuñaba la pistola que portaba y con la que le apuntó al dueño de casa.

“Horas más tarde descubrimos que el empresario también había herido de un tiro a uno de los cómplices que lograron escapar de la casa”, dijo un jefe policial.

Se trata de un joven uruguayo de 28 años identificado como Michael Parada Sosa y con domicilio en el barrio porteño de Villa Urquiza, que había ingresado esta madrugada con una herida de bala en el muslo izquierdo en el Hospital Pirovano del barrio porteño de Belgrano. Parada Sosa quedó aprehendido por decisión de la fiscalía y una vez que fue atendido en el hospital, fue trasladado a la comisaría de Villa Ballester.