Todos los candidatos a senadores nacionales coincidieron esta semana en la necesidad de realizar un debate previo a las elecciones del 22 de octubre, aunque desde los distintos espacios manifestaron diferencias sobre el escenario y la metodología con la cual debería realizarse.

El primero en lanzar el convite fue el candidato oficialista, Esteban Bullrich, que además consideró que sería “un lujo” compartir esa instancia con el resto de sus competidores.

Rápidamente los aspirantes opositores recogieron el guante y de a uno fueron ratificando su voluntad de debatir.

Sergio Massa, que había sido algo reticente a aceptar una invitación de este tipo, rectificó su postura y aseguró que “estamos listos para debatir”, en tanto que desde la izquierda, Néstor Pitrola también se sumó al pedido y remarcó que está dispuesto a participar de la discusión con el resto de los candidatos.

La voz disonante fue la de Cristina Kirchner, porque si bien la candidata de Unidad Ciudadana  aceptó debatir con el resto de los postulantes a senador, puso como condición que el debate sea organizado por las universidades públicas de la provincia y que los moderadores no sean periodistas de los canales de noticias, sino profesores de la unidades académicas con carreras de comunicación.

Inmediatamente después el ex ministro de Educación a nivel nacional explicó que el escenario ideal era un canal de televisión para que “se pueda ver todo” y apenas unas horas después de esa explicación confirmó su participación en el debate que tiene previsto realizar la señal TN.

El ex intendente de Tigre y Pitrola también irán el set televisivo, al igual que Florencio Randazzo, que de todas maneras toreó a los principales candidatos y dijo que “hay que dejarse de joder y debatir de cara a la sociedad”.

El candidato del Frente Justicialista-Cumplir consideró que “hay una vocación y una voluntad, que es lamentable, de no debatir, si no, no se darían tantas vueltas”, en relación a la discusión sobre el lugar y la entidad organizadora.

La última novedad es la invitación que lanzaron las universidades del conurbano sur, con base en la de Lanús, ofreciendo garantías para que la transmisión pueda ser tomada por todos aquellos radios y canales de televisión que quieran repetirla y, sorpresivamente, debiendo explicar el funcionamiento de los claustros universitarios para dejar en claro que la multiplicidad de voces forma parte de la vida cotidiana de las casas de altos estudios, por lo que el equilibrio político – ideológico está asegurado.

Por el momento no hubo respuestas de los candidatos a la invitación que ya fue cursada oficialmente, pero se descuenta la participación de CFK y de Pitrola, atento que para los dos el ámbito universitario puede resultar un poco más amigable que un set televisivo.

Resta saber si la voluntad del resto es realmente la de debatir, o si en realidad lo que quieres es hacerlo en determinado canal de noticias.

Nisman se mete en la campaña

Un nuevo informe pericial sobre la muerte del fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, amenaza con correr el eje de la discusión durante la campaña, porque sostiene que la mecánica de la muerte del funcionario judicial requirió de la participación de por lo menos dos personas.

Según la Gendarmería Nacional, cuyos peritos elaboraron el informe, el fiscal fue asesinado luego de haber sido drogado con ketamina y una tercera persona podría haber estado supervisando la operación desde afuera del baño del departamento de la torre Le Park en dónde fue hallado el cadáver.

Lo sorprendente de estas revelaciones, que llegaron dos años después de la muerte es que contradicen los resultados de las pericias encargadas por la Corte Suprema inmediatamente después del hecho, revelan la existencia de restos de una droga en la sangre del fisca que no había aparecido en ninguno de los exámenes anteriores y, fundamentalmente, se presentó a escasos 30 días de las elecciones y en momentos en los que la Gendarmería está siendo duramente cuestionada por su participación en la desaparición de Santiago Maldonado.

Recordemos que el Secretario de Seguridad de aquel entonces, Sergio Berni, había sido seriamente cuestionado por su presencia en el lugar minutos después del hallazgo del cuerpo de Nisman y se lo llegó a acusar de contaminar la escena  del crimen y ocultar las pruebas junto a Gendarmería, es decir que la pericia a la que ahora se le da entidad fue realizada por la misma fuerza a la que algunos sectores en el gobierno cuestionaron por su sola presencia en el lugar.

Pero además el informe abre la puerta para múltiples acusaciones hacia la figura de CFK, que ahora sería una candidata procesada, investigada por corrupción “con un muerto” en sus espaldas.

Desde el kirchnerismo ya calificaron de “disparate” la nueva pericia y se preparan para el embate judicial que probablemente llegue en medio de la campaña.