El sistema hidráulico del Municipio de San Isidro, respondió con éxito ante las lluvias fuertes del fin de semana, en las que se registró una caída de más de 108 milímetros de agua con vientos que superaron los 100 kilómetros por hora.

“Cayó en 24 horas la misma cantidad de agua que en todo abril. Desplegamos nuestros móviles de Defensa Civil que, junto a las cuadrillas y equipos de Espacio Público y Obras Públicas, recorrieron las calles, supervisando las distintas zonas y asistiendo a las consultas de los vecinos”, explicó Alejandro Marchetti, director de Defensa Civil del Municipio.

“Los reservorios, cuya función es evitar que los sistemas de desagüe colapsen y generen inundaciones ante lluvias intensas, se llenaron de agua, que comenzó a desagotarse a medida que bajó el caudal. Cuando cae tanta cantidad de agua, los túneles también funcionan como reservorios”, explicó el secretario de Obras Públicas, Bernardo Landívar.

En el Bajo de San Isidro, no hubo anegamientos gracias al sistema de estaciones de bombeo y albardón que conforman la defensa costera: 172 kilómetros de conductos pluviales; 10 kilómetros de defensa costera; 20 mil metros de desagües, entre otras.