“Estamos convencidos de que este momento difícil va a pasar, que lo vamos a superar. Pero de ser necesario, si hacen falta medidas antes de fin de año, lo vamos a hacer. Nuestra prioridad es estar donde más nos necesitan”, explicó la gobernadora María Eugenia Vidal cuando anunció una suba en la jubilación mínima bonaerense y aumento en la asistencia social en la provincia.

En Vicente López, acompañada por el intendente Jorge Macri y los ministros Hernán Lacunza (Economía) y Santiago López Medrano (Desarrollo Social), Vidal dijo que el gobierno bonaerense está “garantizando que el Estado llegue a todos los lugares adonde tiene que llegar”.

Los programas de asistencia social suben un 15 por ciento más: el Más Vida que asiste a embarazadas; el servicio alimentario  escolar y soporte a la primera infancia que depende de las Unidades de Desarrollo Infantil.

A su vez, la jubilación mínima provincial y las asignaciones familiares de los empleados públicos también se incrementarán un 15 por ciento.

El gasto público para contener los efectos del enfriamiento de la economía, ascenderá a más de 1200 millones de pesos.

“No hay soluciones mágicas, pero es necesario el compromiso”, concluyó Vidal.