Semblanza por Roberto Romeo Di Vita

Con un grato sentido de festejo, en el marco del 120 Aniversario de la Ciudad de Punta Alta, en la Provincia de Buenos Aires, esta 50º Marathónica fue Declarada de Interés por el Poder Ejecutivo de Coronel Rosales y el auspicio y la participación de la Dirección de Cultura.

A partir del viernes 6 de julio en horas de la mañana. En el Foro de la antigua Estación Solier de la calle Rosales Número 900, los poetas y escritores arribados, recibieron cálidos saludos, acreditaciones, mates y café de amigos y organizadores del grato momento a compartir.

A partir de las 16 horas, dio comienzo literario la Marathónica con la coordinación de su mentor el escritor y amigo, Hernán Beltramo, quién presentó al escritor Sergio Soler y su taller literario en el tema “Arbitrariedades lingüísticas y su influencia en la escritura” Con ejercicios y trabajos de taller.

Luego correspondió al autor de esta nota.: Presentar La Antología 25 años del café literario “Antonio Aliberti” del conocido café de Monserrat de la Ciudad de Buenos Aires, cuyo principal mentor es el poeta Luis Raúl Calvo.

A continuación de  otras representaciones;  se realizó una ronda de lectura en la cual participaron todos los poetas y escritores presentes y un Espectáculo a cargo de la Dirección de Cultura.

El sábado 7 de julio, nos trasladamos a Villa del Mar, al Foro coordinado por Betty Ferrer y a la charla de  como “Conservar los humedales, preservar la biodiversidad en Villa del Mar a cargo de la Lic. Victoria Massola, de la Fundación FRAAM, charla activa y de gran utilidad para todos los presentes, luego de la ronda de lectura, almorzamos en la Sociedad de Fomento local, cordialmente recibidos por sus miembros.

Ya por la tarde con la coordinación de Marta Castro, poeta de Punta Alta, se presentaron entre otros libros “Todo es poesía” de María Emma Acha; Presentación del Circulo Literario de Punta Alta; la zaga de libros juveniles “Carina” de la joven escritora de Bahía Blanca Pali Carrasco. La presentación de libros y plaquetas de Neuquén, por amigxs poetxs Deníse Sánchez Ippí y Hernán Riveiro, que aprontaron voces juveniles y frescas a la poesía.

Me cupo presentar mi libro “Se fue cayendo de a poco y otros cuentos”, por primera vez en la Marathónica de Punta Alta. Continuó la narración de cuentos del espacio Abrapalabra. Le tocó el turno a la presentación del libro de Nora Albalat del Buono llamado “A través de la lente” (novela a cuatro manos), y Carlos Cartolano entre otras presentaciones lo realizó con su libro de fascículos “Cuadratura del horizonte”, ambos venidos de Mar del Plata.

Entrada la noche fueron muy emotivos los homenajes a nuestros hermanos poetas y escritores René Villar fundador de las Marathónicas que llevan su nombre, a Mauricio Moday y a Alfredo Hopkins, fallecidos pero siempre presentes con todos nosotros.

La Dirección de Cultura realizó otros de sus aportes, con un espectáculo musical de emotiva y brillante calidad, a cargo de una joven soprano y un barítono de timbrada voz.

Despedimos la noche fría del sábado en Punta Alta, en una cena de camaradería en un Restaurant del Puerto, con platos calientes y vino del rojo, que dieron calor a nuestros corazones de poetxs.

El domingo 8 de julio, en horas de la tarde se presentaron los libros “Vespertino” de Sergio Soler. “Barricadas de Palabras” de nuestro hermano poeta Leonardo Hermann, docente y gestor cultural. “Cine y Violencia” a cargo de Natacha Mell, de la zona de Avellaneda. Luego los libros “Vientos de Palabras” de Sandro Álvarez. La intervención de la poeta pampeana, nuestra amiga Vilma Sastre , pampeana de alma y bonaerense de corazón. La celebrada  ronda de lectura y muchos otros talleres, exposiciones, canto, música, “Terapias de Lectura”, con su manera diferente de de ver nuestras prácticas lectoras, los debates literarios, la charla entre amigxs, el intercambio de libros, poemas, los abrazos y saludos de despedidas, con brillos de nostalgias en los ojos.

Nos despedimos con abrazos dejando nuestros corazones de hermanxs a Hernán Beltramo, a Marta Castro, a Emma, a Bety, a Mariana, a Susana, a Paula y a tantos otrxs amigxs del alma y del corazón poético.

Con  la promesa latente  de volver a encontrarnos en la Próxima Marathónica, de los queridos poetas, los  hermanos Rubén y Horacio Gómez, allí en la legendaria y querida  Mar de Ajó.