En el marco de una gigantesca investigación, efectivos de la Policía de la Ciudad desbarataron una importante red de juego clandestino que operaba en Capital Federal y el Conurbano, incluyendo apuestas ilegales en lotería, quiniela y carreras de caballos, con la particularidad de que se realizaban por WhatsApp, aunque para adultos mayores se utilizaba la modalidad del fax.

Los cerca de 40 allanamientos realizados en territorio porteño y en San Martín, Caseros, Ramos Mejía, Pablo Podestá, Berazategui, Quilmes, Ezpeleta, Mercedes, Luján, Florencio Varela, San Francisco Solano,  dieron como resultado la detención de 35 personas y la incautación de material relacionado con las apuestas clandestinas.

Entre los detenidos se encuentra Roberto “Lujanero” Laffont uno de los más importantes empresarios del juego clandestino de la Provincia y el creador del software de los programas utilizados para la recepción de las apuestas clandestinas. Esta persona no sólo aportaba los programas necesarios, sino que también brindaba soporte técnico en forma permanente en cada uno de los lugares, cobrando para ello un arancel mensual.

“Este es el resultado de una tarea coordinada con la Justicia, el Ministerio de Justicia bonaerense y el Instituto de Loterías y Casinos de la Provincia, ellos confiaron en la Policía de la Ciudad para llevar adelante tan importante tarea”, sostuvo el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo.

Las tareas investigativas realizadas por el personal policial permitieron establecer los lugares y la operatoria realizada por la banda para llevar a cabo la maniobra.

Esta banda tenía un bunker en cada una de las zonas mencionadas en donde a través de WhatsApp se recepcionaban las jugadas provenientes de distintos puntos del país e incluyo del exterior ya que se encontraron apuesta llegadas de Uruguay. A través de dicha aplicación cada uno de los pasadores de quiniela, el punto más bajo de esta cadena, enviaba las fotos de las apuestas a los bunkers donde se dejaba asentada.

Cabe señalar que como muchos pasadores eran mayores de edad esta operatoria la realizaban mediante el envió de las jugadas por fax.

“En los 38 allanamientos realizados entre el jueves y el viernes se detuvo a 35 personas y se secuestraron documentos, teléfonos, computadoras, faxes y más de 350 mil pesos. Estos aparatos serán peritados y la investigación puede continuar”, explicó el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro. Los detenidos conforman toda la pirámide que va desde los pasadores de quiniela pasando por los responsables de los bunkers hasta la cabeza de la organización.