Restos humanos fueron encontrados esta tarde en una casa del partido bonaerense de San Martín y se investiga si pertenecen a Araceli Fulles, la joven de 22 años desaparecida desde principio de mes en Villa Ballester, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hallazgo se registró esta tarde en una vivienda situada en Alfonsina Storni 4477, casi esquina 9 de Julio, en Loma Hermosa, a 12 cuadras de donde familiares, amigos y vecinos realizaban desde las 18 una marcha para pedir por la aparición con vida de la chica.

Tras el hallazgo, cinco sospechosos fueron aprehendidos anoche en el lugar donde encontraron los restos, informaron fuentes judiciales.

Fuentes judiciales informaron que esta casa pertenece a un hombre que hoy declaró como testigo en la causa y que dijo que estuvo con Araceli la madrugada en que ésta desapareció pero que él no sabe a dónde se dirigió ella cuando se separaron.

A su vez, las pesquisas ya habían allanado esta vivienda pero en esa oportunidad los perros rastreadores no detectaron nada sospechoso, por lo que creen que entonces no había restos humanos en el lugar y que éstos fueron llevados hasta allí luego de ese procedimiento, dijeron los informantes.

Las fuentes policiales señalaron que cuando esta tarde volvieron a inspeccionar el inmueble encontraron debajo de unos escombros una pierna humana, por lo que los peritos de Policía Científica y personal de Bomberos Voluntarios de Punta Alta continuaban esta noche con las diligencias.

Los bomberos llevaron a esa casa los perros del Cuerpo Canino K-9 que hace nueve días hallaron un monedero y un neceser de la joven en Lynch Pueyrredón y Vicente López, en Villa Ballester, dijeron los informantes.

En el lugar del hallazgo también se encontraba la fiscal de la causa, Graciela López Pereyra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial San Martín.

En tanto, vecinos del barrio donde se realizaban las tareas investigativas comentaron a la prensa que el dueño de la casa, llamado Darío, trabaja en un corralón de materiales y que fue visto haciendo repartos en la zona hasta alrededor de las 17, pero que cuando llegaron los policías y bomberos ya no se encontraba en su domicilio.

El viernes último, Interpol emitió un alerta amarilla para activar la búsqueda internacional de Araceli y en su página web la describió como una joven de “1,65 de estatura, tez trigueña, cabellos largos color negro ondulados y ojos color marrón. Posee un tatuaje (vaso tipo chop) en la oreja derecha”.

Ademas, precisaron que “en su antebrazo derecho lleva tatuado el nombre de su mamá, Mónica, y en el izquierdo el de su papá”, y que entre el pecho y el hombro izquierdo tiene otro tatuaje con el nombre “Bautista”, así como una vieja cicatriz en la planta del pie y un corte reciente en la pierna izquierda con nueve puntos.

La familia de la joven no tiene contacto con ella desde el domingo 2 de abril a las 7 de la mañana, cuando le mandó un mensaje a su madre diciéndole “Vieja, prepará las cosas para el mate que estoy yendo para casa”, algo que nunca ocurrió.