Finalmente, se pudo identificar a la joven por uno de sus tatuajes.

Recientemente, se confirmó la triste noticia de esta muerte trágica. El cuerpo estaba fraccionado y envuelto en cajas con cal, lo que dificultó su reconocimiento.

Se sabe sobre el caso que hay cinco detenidos, tres por encubrimiento, dos por homicidio agravado. Hay un prófugo, que es el joven que había declarado en la causa y que reconoció el encuentro con Araceli. Se llama Dario Baradaco.

Baradaco y los dos detenidos por homicidio agravado, según la principal hipótesis de la investigación judicial, compartieron un asado que comenzó el primer sábado de abril y se extendió hasta la madrugada.

Fue en la casa donde vive con su pareja y suegra y donde construyó el contrapiso para esconder el cadáver. Baradaco, tiene antecedentes penales y el año pasado salió de prisión tras purgar una condena por robo.

En algún momento posterior al asado, él y Araceli tuvieron relaciones sexuales en el camión con el que trabajaba en un corralón de materiales de la zona, según el propio Baradaco en condición de testigo declaró días atrás.

En horas de la tarde ayer, los peritos revisaron ese camión y encontraron ADN de Araceli Fulles. luego se encontró en su vivienda una especie de contrapiso fresco recientemente hecho. Allí, comenzaron a buscar y hallaron una pierna.

El operativo policial se realizó en una vivienda situada en Alfonsina Storni 4477, casi esquina 9 de Julio, en la localidad de Loma Hermosa, a 12 cuadras de donde familiares, amigos y vecinos realizaban desde las 18 una marcha para pedir por la aparición con vida de la chica.

Los pesquisas ya habían allanado esa casa pero los perros rastreadores no habían detectado nada sospechoso. Los informantes creen que en ese momento no había restos humanos en el lugar y que los mismos fueron llevados hasta allí luego de ese procedimiento.

Se sabe que Araceli tenía “en su antebrazo derecho lleva tatuado el nombre de su mamá, Mónica, y en el izquierdo el de su papá”, y que entre el pecho y el hombro izquierdo tiene otro tatuaje con el nombre “Bautista”. También tiene una vieja cicatriz en la planta del pie y un corte reciente en la pierna izquierda con nueve puntos. Además, llevaba un tatuaje en la oreja derecha.

La familia de la joven, quien recibió la peor de las noticias, había perdido el contacto con la chica el domingo 2 de abril a las 7 de la mañana, cuando le mandó un mensaje a su madre diciéndole “Vieja, prepará las cosas para el mate que estoy yendo para casa”.

Sin embargo, nunca llegó al destino. Ahora, piden justicia.

En cuanto a Baradaco, se sabe que trabaja en un corralón de materiales y que fue visto haciendo repartos en la zona hasta alrededor de las 17, pero que cuando llegaron los policías y bomberos ya no se encontraba en su domicilio.