Las cinco docentes juzgadas por los maltratos en el jardín de infantes Tribilín de San Isidro fueron condenadas y quedaron sorpresivamente detenidas luego de los alegatos donde la fiscalía les pidió 10 años de prisión.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro decidió, al término de los alegatos de las partes, dar a conocer un anticipo de veredicto condenatorio y ordenó en la misma sala de audiencias, la inmediata detención de las maestras jardineras Yanina Gogonza, Noelia Soledad Gallardo y Vanina Gisela Diap, la subdirectora Mariana Buchniv y la dueña del establecimiento, Noemí Elizabeth Núñez.

Si bien el tribunal todavía no dio a conocer los fundamentos ni fijó las penas, los jueces Hernán San Martín, Federico Ecke y María Coelho, con este veredicto, dan por sentado que quedó probada la acusación exhibida en el juicio por los fiscales.

Al alegar, los fiscales Carolina Asprella, del Área Correccional de la Fiscalía de San Isidro, y Gonzalo Acosta, de la Unidad Funcional de Instrucción Especializada en Trata de Personas y Delitos Conexos del distrito, pidieron 10 años de prisión para cada una de las imputadas.

Los fiscales acusaron a las cinco por los delitos de por “abandono de persona agravado, amenazas agravadas y lesiones”.

En tanto, el abogado Sergio Arenas, que representa a unas diez familias de los chicos que fueron víctimas, en su alegato pidió una pena mayor que los fiscales: 12 años de cárcel.

La lectura de la sentencia será el próximo 5 de noviembre, momento en el que se conocerá la pena que les fije el tribunal.