Tras el paro de tres días que los maestros realizaron en la provincia, mañana comenzará el tercer trimestre del ciclo lectivo 2018 con un triste récord atravesado por la dura situación económica general: aún no hay acuerdo paritario con los docentes y las posturas de Gobierno y gremios se mantienen a kilómetros de distancia.

Para colmo, no existen precisiones sobre un nuevo encuentro entre las partes.

Ante ese panorama, cada vez son más los que avizoran un año sin la foto de funcionarios y representantes de los docentes firmando el acta acuerdo de la paritaria salarial.

“Claramente, nuestra intención es acordar. No por nada mantuvimos con los gremios dieciocho reuniones en las que hicimos nueve ofertas”, dijo a este diario el titular de la cartera educativa, Gabriel Sánchez Zinny, al tiempo que criticó la medida de fuerza de 72 horas que el Frente de Unidad Docente llevó a cabo entre el martes y ayer.

Tras reconocer que en el actual contexto económico “no sería responsable hacer una propuesta anual”, el funcionario entró en un tema que se está volviendo escabroso, como es el de los adelantos a cuenta de un futuro acuerdo paritario que viene pagando el Gobierno a los maestros desde el 13 de abril.

Desde la administración provincial los han presentado como la variable para que los docentes no se vean perjudicados por la falta de acuerdo con los gremios y “no pierdan ante la inflación”.

Y cómo suman los porcentajes que van pagando mes a mes, resaltan que con el sueldo de agosto -a cobrarse el 5º día hábil de septiembre- se llegará al 19%. Es decir, el incremento salarial que les hicieron a las entidades sindicales el jueves de la semana pasada.

No obstante, cada vez se alzan más voces -y no sólo de dirigentes gremiales- diciendo que cada una de esas sumas se cobran por “única vez”. O sea que no son acumulativas. Y que no conforman salario porque, por ejemplo, no fueron tomadas en cuenta para el medio aguinaldo de junio.

Una maestra platense contó en el portal de El Día: “soy docente de 1º grado. No hice ningún paro, principalmente por respeto a mis alumnos. Pero los problemas son tantos que me están sacando las ganas de trabajar seriamente. Todo es “como si”. Capacitaciones que muestran más de lo mismo, como si los docentes no conocieran su trabajo. Aumentos que no lo son y que confunden a la gente, porque se paga un anticipo por única vez y nunca más. No es que los anticipos forman parte del salario y los seguimos cobrando mensualmente. En la actualidad, mi recibo de sueldo dice $12.386, que es el mismo (salario) desde el año pasado, pero que hoy (por la inflación) rinde por 9 mil pesos”.

La Feb, a través de su titular, Mirta Petrocini, viene haciendo hincapié en este tema desde un comienzo. Y tras el cobro del último medio aguinaldo, ese gremio difundió los recibos de sueldo de diciembre de 2017 y de junio de 2018 de varios docentes para demostrar que los adelantos a cuenta son no bonificables.

“No son acumulativos”

En la misma línea, a mediados de junio, la secretaria general adjunta del Suteba, María Laura Torre, subrayó que “el Gobierno habla de aumentos a cuenta de un futuro acuerdo paritario. No es cierto”, afirmó.

“Lo que han pagado hasta ahora (12 de junio) son tres bonos, cada uno por única vez”, añadió.

¿Entonces no son acumulativos?, se le preguntó. “En absoluto. El 13 de abril pagaron un bono de 1800 pesos. A principios de mayo, otro de 1400. Y ahora, uno de 1200”, detalló.

¿Los docentes cobraron más en abril que en junio? “Sí. El sueldo inicial -graficó- sigue siendo de 12500 pesos, como el año pasado. Por eso insistimos en que los salarios de los docentes están congelados desde fines del 2017”, realzó.

Sin embargo, cuando el ciclo lectivo ha entrado en la recta final y sin novedades -al menos hasta ayer- sobre una nueva convocatoria a paritaria, el Ejecutivo continuará por el camino de los adelantos a cuenta.

Con el sueldo de agosto, que cobrarán en septiembre, se les abonará un 4% sobre el salario consolidado.

¿Qué piden los gremios? En la última reunión paritaria el Suteba reclamó un incremento del 30% con cláusula gatillo de actualización salarial por inflación.

Economía les dijo que la Provincia no está en condiciones de pagar eso y, por lo tanto, acercó una oferta que “puede abonar”: 19% más $210 por materiales didácticos hasta septiembre y nueva reunión a fines de octubre.

En el masivo acto con que finalizó la marcha docente del miércoles en nuestra ciudad, el titular de Amet, Jorge Dobal, reclamó la aplicación de la cláusula gatillo “como ordenó la Justicia para no perder ante la inflación”. Difícil. Casi imposible. Por ende, el conflicto continuará.