El gobierno provincial se ha propuesto aplicar la Reforma Judicial bonaerense y busca aliados en la oposición para lograr elevar las principales modificaciones, con “la despolitización” y el rol de la víctima como los bastiones.

Con un total de 10 proyectos, se busca mejorar el sistema judicial, una de las instituciones con mayor deslegitimación en el imaginario social. La pretensión de Vidal y Ferrari es resaltar el perfil “autónomo” de la Justicia, al momento que buscan darle lugar a las víctimas en los procesos, tomando a Carolina Píparo como una de las referentes del derecho de la víctima. Además, se planea nuevos cambios en el Código contravencional y civil y comercial.

El nuevo Código Procesal Penal que se ha proyectado prevé que las víctimas de delitos puedan participar en las decisiones de los jueces antes de dictaminar una resolución.

El principal punto de cuestionamiento pasa por las salidas transitorias y las libertades bajo condicionamiento, que rigen en el actual código.

Por su parte, el Código Civil buscará que juicios más rápidos apelando a la oralidad, y en lo contravencional se crearán nuevas figuras y sanciones, además de la reparación del daño que compense a la víctima de la falta.

Hasta el momento, Vidal envió parte de la Reforma y que encontró una posición intransigente por parte de los bloques opositores. Es que Cambiemos pretendía darle tratamiento a dos proyectos: mapeo de juzgados y cambios en la designación de jueces; sin pasar por las Comisiones de Trabajo en ambas cámaras.