En un partido teñido por la polémica, Chacarita aprovechó los regalitos, del rival y de la terna arbitral, y sumó tres puntos vitales para seguir con la guardia en alto peleando por la permanencia. Mauro Matos marcó de penal (que no debió ser sancionado porque la pelota había salido antes del terreno de juego) y Menéndez selló el resultado, que profundiza el mal momento futbolístico del Pincha.

El error de Pitana derivó en el penal para el Funebrero que Matos, obviamente lo transformó en el primer gol

El Funebrero venció 2-0 al Pincha en la cancha de Quilmes. Mauro Matos, de penal, y Nahuel Menéndez marcaron los tantos del encuentro. Lo último que se pierde es la esperanza, dicen los de San Martín

En un partido teñido por la polémica, Chacarita aprovechó los regalitos, del rival y de la terna arbitral, y sumó tres puntos vitales para seguir con la guardia en alto peleando por la permanencia. Mauro Matos marcó de penal (que no debió ser sancionado porque la pelota había salido antes del terreno de juego) y Menéndez selló el resultado, que profundiza el mal momento futbolístico del Pincha.

Y en el campo de los fallidos que tuvo el encuentro, la terna arbitral no fue una excepción, porque de arranque, Pitana y su primer colaborador, Hernán Maidana, que ya tienen asegurado de pasaje al Mundial, fueron protagonista de un grosero error, que derivó en el penal para Chacarita y en el tanto de Mauro Matos.

Es que frente a la presión rival, Schunke se la tiró para atrás a su arquero, Sappa llegó tarde pero con el deseo de evitar el tiro de esquina, mandó un rechazo hacia adentro, y se la sirvió a Matos, quien remató desde la puerta del área e hizo rebotar el balón en el brazo recogido de Desábato, lo que derivó en la sanción del polémico penal, aunque la realidad es que el balón había salido más de un metro, y el tema no tendría que haber pasado de un tiro de esquina.

Con esta circunstancia, Estudiantes sumó nervios extras y abusó de los pelotazos para llegar a Pedro Fernández. Así, en ese primer tiempo, se arrimó con peligro con un cabezazo de Mariano Pavone y una acción en la que Campi se la bajó a Desábato, pero el capitán demoró y fue anticipado por el arquero de Chacarita. Mientras que en el contraataque, la visita también le dio un par de sustos a Sappa, con Matos y Matías Rodríguez.

En el complemento, siguieron las polémicas. Porque en una contra, Matías Rodríguez forcejeó con Braña, parecía falta, y metió la asistencia para Menéndez que arrancó de su campo y tras eludir al arquero, marcó el segundo. Y telón para un partido teñido de escándalo.