La Confederación Argentina de la Mediana Empresa CAME, emitió su medición sobre la incidencia del movimiento turístico del feriado en la actividad económica: 1945 millones de pesos fueron desembolsados por  870 mil turistas.

En el cuarto fin de semana largo del año, según el relevamiento nacional, las familias fueron muy medidas y hubo poco desembolso, fuera de los gastos habituales que requiere el turismo. Las ciudades prepararon peñas, bailes, espectáculos folklóricos, maratones de locros, ferias de artesanías y gastronomías para atraer y entretener a un visitante que, en esta ocasión, se comportó más como espectador que como consumidor.

  • El desembolso promedio diario por persona se ubicó en $860, incluso menor al de los fines de semana largos anteriores.
  • La estadía promedio fue relativamente breve también, de 2,6 días con la mayor parte de la gente trasladándose el mismo viernes y volviendo el domingo.
  • Ni en 2017 ni en 2016 hubo fin de semana largo por el 25 de mayo porque la fecha cayó en la semana con lo cual no se puede comparar. Pero se trata de un feriado que en general no suele tener tanta repercusión en materia de viajes. Se mueve mucho con familiares que visitan amigos o parientes en otras localidades o encuentros deportivos, artísticos o laborales.
  • Eso se notó también en el tema consumo. Según el habitual relevamiento realizado por CAME en 40 ciudades del país, las ventas de los comercios minoristas (medidas en cantidades) fueron apenas mejores a las de un fin de semana común. Salir a recorrer negocios fue más un paseo del fin de semana. Mucha gente mirando pero poca preguntando y comprando.
  • En lo que hace a hotelería y gastronomía, los empresarios lanzaron promociones especiales para tentar al turista. Por ejemplo, 3 noches al precio de 2, descuentos del 20%, o dos noches con una cena de regalo.
  • Los destinos más elegidos el fin de semana fueron Córdoba, Entre Ríos, Mendoza, Misiones, Salta y la Provincia de Buenos Aires.
  • En lo que va del año ya hubo cuatro fines de semana largos (tres extra-largos), donde viajaron un total de 6.500.000 turistas que gastaron $19.230 millones.

Provincia de Buenos Aires

El fin de semana fue muy tranquilo, con niveles de ocupación que promediaron el 50%. El buen tiempo ayudó especialmente en ciudades de la Costa como Mar del Plata, Pinamar, Cariló, Villa Gessel, entre otras, que tuvieron su público fiel. En el interior del distrito, los puntos más visitadas fueron Chascomús, La Plata, Sierra de la Ventana, Villa Ventana (Tornquist), San Pedro, Tandil, San Antonio de Areco, Lobos, Tigre y Junín, entre otras. Todas prepararon festejos como peñas, bailes populares, espectáculos musicales, y ferias itinerantes de artesanías y gastronomías para conmemorar la fecha patria. Se estima por lo menos 250 mil personas eligieron diferentes lugares de la provincia, con una estadía promedio de 2,5 días y un gasto diario por turista de $750. En las localidades de la Costa el dispendio fue superior que en la mayoría de las del interior bonaerense. Las ventas minoristas en tanto, tuvieron poco impulso, porque las familias optaron por programas gratuitos y paseos más como espectadores que como consumidores.

Entre Ríos

Fueron días tranquilos pero cumplió las expectativas ya que no se esperaba ni más ni menos. Favoreció el buen tiempo y la multiplicidad de propuestas que tiene la el distrito. Los complejos termales fueron muy requeridos. Se destacaron centros como Concordia, Paraná con un 68% de ocupación hotelera, y Gualeguaychú, con un porcentaje cercano al 70%. En este último los turistas y lugareños fueron convocados al corsódromo a disfrutar de música, bailes, destreza criolla y degustar comidas típicas servidas por anfitriones personificados de época en cantinas ambientadas como pulperías. Además de brindar al visitante dos parques termales, esparcimiento natural, excursiones náuticas, artesanías y obras de teatro independientes, entre otras alternativas, la ciudad organizó encuentros atractivos para todos los gustos y edades. Otros polos frecuentados el fin de semana, siempre dentro de una movida muy tranquila, fueron Colón, Federación, Villa Elisa, Paraná, San José, Concordia y Concepción del Uruguay.

Córdoba

Tuvo buen movimiento, especialmente en Carlos Paz que fue el epicentro de los festejos patrios. Lo interesante de la provincia es que tiene propuestas para todo tipo de bolsillo, lo que permite masificar el turismo cada feriado. A eso se suman sus atractivos naturales, y la buena relación precio calidad de los servicios e infraestructura brindada. Entre lo más visitado se ubicó también el Valle de Calamuchita, Punilla y Traslasierra. El dispendio diario promedió los $800 por persona. Las ventas minoristas en tanto, tuvieron buen ritmo aunque se esperaba más.

Mendoza

Fue un buen fin de semana, en línea con lo esperado. Ayudó que el tipo de cambio alto desalentó la ida de argentinos hacia Chile y contrariamente hubo más ingresos de chilenos al país. El hospedaje hotelero alcanzó al 69%, y se realizaron espectáculos con artistas de alto nivel que tuvieron muy alta respuesta del público tanto local como visitante. El desembolso promedio diario rondó los $1000, con turistas provenientes principalmente de CABA, Provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y la misma Mendoza.