La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal concluyó anoche su visita oficial por China en un encuentro con potenciales inversores y empresarios del sector financiero.

En compañía del ministro de Economía, Hernán Lacunza, también hubo conversaciones con funcionarios del Ministerio de Comercio de Hong Kong.

Vidal expuso sobre el trabajo en conjunto que se viene realizando junto al gobierno del presidente Mauricio Macri para ordenar la Provincia y la decisión estratégica de insertar a la Argentina y a Buenos Aires en particular, en el mundo.

También presentaron los ejes principales de su programa económico y del plan financiero para el año entrante. Lo hicieron en encuentros con representantes de diversos fondos de inversión, bancos, compañías de seguros y miembros de entidades bancarias y del gobierno chino.

En el complejo universo de la política exterior china, las relaciones internacionales no pueden avanzar sin un acta de hermanamiento. El gigante asiático tiene una especie de cancillería paralela a la oficial que se ocupa de estos acuerdos.

A través de estos canales Vidal retornará la semana que viene a Buenos Aires con un acuerdo con la ciudad de Beijing para promover el plurilingüismo entre ambos estados. La gobernadora ya tiene elegidas 2 mil escuelas bonaerenses donde trabajarán profesores de chino mandarín.

En Chengdu, la delegación bonaerense fue recibida por el gobernador de la provincia de Sichuan, Yin Li, y el alcalde de la ciudad, Luo Qiang, con quienes se firmaron memorándums de entendimiento en materia cultural, educativa y de deportes. A futuro, la idea del gobierno es que el alcalde de Chengdu firme el acta con el intendente platense, Julio Garro para sellar el hermanamiento entre ciudades.

Vidal fue invitada en toda su estadía en China continental por la Asociación del Pueblo Chino para la Amistad con Países Extranjeros (CPAFFC, por sus siglas en inglés).