La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, destacó ayer la aprobación del pacto fiscal en la Legislatura bonaerense, porque esa ley “nos devuelve a los bonaerenses parte de lo que nos han quitado durante muchos años”.

Al mismo tiempo, ratificó los recortes presupuestarios en la planta política que realizó su administración y la eliminación de las jubilaciones de privilegio y afirmó que esa es “la manera de poder hacer obras en el territorio”.

Durante una recorrida por la obra de pavimentación que se desarrolla en la ruta 29 a la altura de Balcarce, la mandataria se mostró satisfecha de haber ganado la pulseada del reclamo por el monto que la Nación le restituirá a la provincia en concepto del fondo del Conurbano.

Allí remarcó que “mi compromiso es con los bonaerenses y llevé adelante esta pelea (por el Fondo del Conurbano) convencida de que era lo que había que hacer para conseguir la restitución de los fondos”.

La Legislatura sancionó el miércoles la ley de adhesión de la Provincia al pacto fiscal nacional alcanzado entre el presidente, Mauricio Macri, y los 22 gobernadores y por el cual la administración bonaerense recibirá en los próximos dos años 105 mil millones de pesos.

El monto fue firmado a cambio de que Vidal desista del reclamo judicial y en compensación por la eliminación del Fondo del Conurbano bonaerense.

El pacto fiscal fue sancionado semanas atrás por en el Congreso de la Nación junto a la reforma previsional y contempla, entre otros puntos, el compromiso de los gobernados de reducir el peso de impuestos como Ingresos Brutos y Sellos.

Con la única oposición del kirchnerismo y el acompañamiento del bloque peronista de los intendentes y el massismo, el miércoles Vidal se mostró eufórica tras la votación en el Senado que convirtió en ley el acuerdo. Y en su entorno calificaron la jornada como “un día histórico”.

Desde Balcarce, ayer, Vidal volvió a referirse al tema y afirmó que con el fondo que espera cobrar para la Provincia podrán realizarse “obras en el territorio”.

Y contabilizó para ese mismo fin la medida de reducción de 221 cargos políticos en su administración y la eliminación de las jubilaciones de privilegio, gastos “innecesarios” que contribuirán al mismo objetivo.