En la decimoctava sesión ordinaria del año, el Concejo Deliberante de San Isidro aprobó una ordenanza que permite la reasignación de partidas respecto de los haberes de los empleados municipales, como consecuencia de los mayores ingresos en las tasas.

La recomposición salarial, que no implica un aumento de los impuestos municipales, se originó a partir del acuerdo entre el Departamento Ejecutivo y el Sindicato de Trabajadores Municipales de San Isidro.

El aumento previsto para todos los empleados es del 9%, con respecto a los haberes de octubre, y un bono excepcional de $1600 para los empleados de menor categoría.

En este oportunidad, el despacho de mayoría, cuyo articulado original fue modificado por el bloque del Frente Renovador, tuvo en frente a un despacho de minoría, firmado por el presidente del bloque ConVocación por San Isidro.

La oposición se unió en este despacho que excedía las facultades del Departamento Legislativo, implicaba el cierre de áreas específicas, promovía el despido de trabajadores y proponía un ajuste al presupuesto que lleva adelante el ejecutivo local.

La votación de esta coyuntural ordenanza concluyó con 12 votos para el despacho de mayoría, con las modificaciones propuestas al proyecto original, 7 votos para el despacho de minoría y 5 votos negativos a ambos proyectos.

La ordenanza aprobada autoriza al departamento ejecutivo a efectuar la modificación presupuestaria necesaria para privilegiar los compromisos asumidos con el trabajador municipal.