Pasó la Navidad pero la tensión entre los trabajadores estatales y el gobierno bonaerense continúa. Precisamente, el conflicto abarca a los más de 100 contratados de los diversos ministerios que fueron notificados hace unos días que sus contratos serán dados de baja a partir del 1 de enero de 2018 y por ende pierden su fuente laboral.

En este marco, y en asamblea permanente y con ocupación pacífica de los edificios, los afectados se reunieron en el piso 16 de la Torre I para manifestar su disconformidad hacia la gestión de María Eugenia Vidal.

Los representantes Adolfo Aguirre, de ATE Provincia y Educación,  Claudia Carpintero, delegada del sector de la Dirección de Educación de Gestión Privada de la Dirección General de Escuela y Martín Fontenla, delegado de Jefatura de Ministros, hicieron declaraciones a los medios.

Aguirre dijo que el conflicto “lleva varias semanas, estamos peleando contra esta decisión de Vidal de dar de bajas de los contratos de los compañeros precarizados que deberían pasar a planta permanente. Esta situación se da en varios ministerios”. “La peor respuesta en esta época del año es despedir a cientos de compañeros”, completó.

Por su parte, Carpintero adelantó que el jueves habrá una gran movilización hacia el Ministerio de Trabajo expresó que la intención de Cambiemos es “dilatar el conflicto para debilitarnos, la situación es desesperante”. Y deslizó que “el Gobierno va a ocupar esos lugares con otros contratados, discriminando a estos trabajadores que ingresaron en su mayoría antes de la asunción de esta gestión, por eso denunciamos la política saqueadora de Vidal”.

Por último, Fontenla puntualizó contra Federico Salvai –jefe de ministros de Vidal- al haber “18 despidos, tiene que ver con una política nacional tendiente al recorte y al achicamiento sin contemplar los derechos adquiridos de los trabajadores”.